Han leído nuestras coberturas:

jueves, 18 de abril de 2013

MY DYING BRIDE en The Roxy Live: Maestros del Doom


Viernes 12 de abril, ya promedia una semana a todo Metal en nuestro país: propuestas varias, para todos los gustos... el martes 9 Accept, el miércoles 10 Massacre, el jueves 11 Down por un lado, Symphony X por otro... y llegamos al viernes 12, donde miles de los que dicen amar la música oscura eligieron ir a ver a este señor Robert Smith (lo que queda de él, digamos), mientras que los que amamos al Heavy Metal por encima de cualquier otra cualidad musical optamos por concurrir al Roxy Live de Palermo, a presenciar el debut en Argentina del último de los componentes de la Tríada Sagrada del Doom Británico que faltaba visitarnos: los nativos de Hálifax, con más de veinte años de historia: MY DYING BRIDE.

A eso de las 19:30 ya rondábamos por las cercanías del antro de Palermo, a sabiendas de que la expectativa de público no era demasiada, motivada principalmente por lo antes expuesto. No obstante, al momento del inicio del show, minutos antes de las 21 hs., el aspecto del lugar se mostraba bastante aceptable.

No hubo grupos nacionales encargados de telonear, algo bastante fuera de lo común en estos tiempos que corren. La organización del espectáculo venía de la mano de la productora Volumen 4.

Decir Doom Metal, desde los inicios mismos del estilo, ha sido referirse a un grupo selecto de artistas, entre los cuales MY DYING BRIDE emergen como los más fieles representantes de un estilo tan peculiar cual el Doom es: oscuro, lentísimo, mortuorio, pesado, denso. Esas son sus aristas más salientes.
Formados en Hálifax, Inglaterra, allá por 1990, tan sólo dos integrantes originales continúan aún en el line up. Ellos son el sensacional vocalista Aaron Stainthorpe y el prestigioso violero Andrew Craighan. Junto a ellos hoy componen MY DYING BRIDE el guitarrista Hamish Hamilton Glencross, la bajista Lena Abé, el violinista y tecladista Shaun Macgowan y el baterista Dan Mullins. Estos seis músicos, juntos, nos han entregado uno de los mejores recitales de los cuales tengamos vivencias. Tan simple como eso.

El inicio del espectáculo vino de la mano -como era de esperarse- de "Kneel Till Doomsday", tema que da apertura a su más reciente placa, la decimosegunda de su historia, "A Map of All Our Failures". Y los presentes respondiendo como corresponde, a puro fervor. Es el público argentino, no olvidemos ese detalle. Al sencillo amparo escénico de una bandera con su nombre, seguidamente los músicos entregaron "Like Gods of the Sun", sumamente festejada. Luego "To Remain Tombless" y "From Darkest Skies".

MY DYING BRIDE sustenta su aura Doom en la pesadez de su sonido funerario, en su férreo porte sobre el escenario, y en las muy buenas composiciones. Musicalmente, su integrante más destacado (dentro de un todo muy parejo) es el cantante Aaron Stainthorpe, un delgado y altísimo personaje que encarna el dramatismo y la pasión que caracterizan a las canciones de MY DYING BRIDE. Stainthorpe puede cantar indistintamente con voz limpia o gutural, el resultado será el mismo: una garantía de calidad emana de sus cuerdas vocales, y en su atormentada personalidad descansa el corazón de la banda. Elegante y sobrio, sin dudas su rol es fundamental.

A sus laterales, ambos guitarristas, el fundador Andrew Craighan y Hamish Hamilton Glencross, alternan sus trabajos para dividirlos entre esos riffs que recuerdan mortajas, y los solos que arrojan algo de luz entre tanta oscuridad. La labor de ambos es bien pareja, desparramando suficiencia y clase.

La base, compuesta por la enigmática Lena Abé -dueña de una imponente presencia sobre el tablado-, y el batero Dan Mullins, aporta todo ese sustento que el buen Doom necesita. Y el Doom de MY DYING BRIDE no es simplemente bueno, sino el mejor. Lena se transforma en un motor allí en medio de las tablas, pulsando hipnóticamente sus cinco cuerdas; y allí, en un costado, el joven Shaun Macgowan se va encargando, según la pieza en cuestión, del violín o los teclados, alternativamente. El es responsable en buena medida de los climas que la música de estos ingleses genera.

Y así se suceden la aclamada "Turn Loose the Swans", "My Body, a Funeral", "Wreckage of my Flesh", "She is the dark", la preciosa "The Poorest Waltz" (a nuestro gusto, la mejor de la velada), "The Cry of Mankind" (muy esperada por los presentes), "Like a Perpetual Funeral", "The Dreadful Hours", "Bring me Victory", para ir llegando al cierre -intenso, con fuerte participación de los fanáticos- con "The Raven and the Rose" y el final definitivo con "The Forever People". Concierto terminado, agradecimientos sobrios por parte de los músicos y rápida bajada del telón, pese a los insistentes reclamos de algunos para que tocaran "For You" (de su disco "Like Gods of the Sun" del 96', por lejos la más pedida), cosa que finalmente no hicieron.

Luego de un rato de espera, pudimos acceder a tomar contacto con los artistas, quienes muy amablemente se prestaron a dialogar y tomarse algunas fotografías, echando por tierra su imagen de parcos y melancólicos: demostraron ser gente extremadamente amable y respetuosa con sus seguidores. Otro gran punto a favor.

Resumiendo: Pura magia en esta noche de viernes en Palermo. El viejo barrio porteño cobijó durante un par de horas a la mismísima escencia del Doom inglés. Ni nuestras mentes ni nuestros corazones olvidarán nunca este instante de nuestras existencias. Lástima por aquellos que eligieron otros rumbos esa noche.

Mil gracias a Diego Perri y Ariel Vigo, gestores de una excelente organización a cargo de la productora Volumen 4.



Crónica, imágenes y videos por Javier Parente, para OXIDO.-
  

4 comentarios:

  1. Coincido plenamente... un show ajustado, único, sobrio e exquisito, que dejó ese sabor a tristeza, locura, dolor, agonía, sufrimiento, oscuridad, soledad, angustia, lágrimas, muerte... donde la carismática presencia de Aaron ensamblada con la sangre joven, hacen de este My Dying Bride la mejor banda doom del planeta... para resumir: historias de ensueño?, no, pesadillas hechas realidad. (Duque Dantalian) Mis saludos y respetos a toda la comunidad de Oxido Metal!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Duque...! Un abrazo grande de parte de todos nosotros... :)

      Eliminar
  2. Mis hipótesis resultaron ser ciertas, el sr Aaron es todo un obscuro y vampirezco ser arriba del escenario...


    soy Camm Thurman

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cami!

      Inolvidable show, sin dudas. Totalmente disfrutable... :)

      Un gran saludo para vos!!

      Eliminar