Han leído nuestras coberturas:

lunes, 13 de abril de 2015

TIERRA SANTA en Uniclub, 11 de abril de 2015


Segunda presentación de los riojanos TIERRA SANTA en Argentina, más de una década después de la primera. Aquélla vez habían estado en El Teatro, tras la salida de su sexto disco, "Apocalipsis". Tras ello, mucha agua corrió bajo el puente para estos españoles, incluyendo un parate entre los años 2008 y 2010.

Desde nuestra humilde óptica, los últimos álbumes habían supuesto un cambio en el estilo de TIERRA SANTA, adaptando su sonido Heavy Metal hacia un Hard Rock más melódico y menos filoso. Pero por supuesto, estábamos convencidos de que en vivo, la banda sonaría tan pesada y compacta como antes de dicho cambio. Y no nos equivocamos.

Llegamos al Uniclub, un local que no conocíamos excepto de nombre, ubicado a un costado del Abasto de Buenos Aires, sobre la calle Guardia Vieja, a eso de las 20 horas. Al ingresar notamos de inmediato dos cosas: que el escenario estaba ubicado de espaldas a la calle, o sea al costado del ingreso, como en el extinto Hangar de Liniers; y que probablemente no iba a ser el lugar adecuado para el show, porque faltando una hora para que subiera la banda principal, ya casi no cabía nadie más.

Alcanzamos a ver el último tema de Patán, "El Auténtico Patán", los cuales nos impresionaron mejor que otras veces que los hayamos visto, con un sonido realmente óptimo.

Tras ellos, y con escasa pérdida de tiempo, apareció Renacer, la banda comandada por Christian Bertoncelli, quienes interpretaron una media docena de canciones. No estuvo aquí el sonido a la altura de las circunstancias, especialmente en cuanto a la voz de Christian, que salía bastante baja, siendo en muchos momentos tapada por los instrumentos. Y si en una banda en la cual el más destacado es el cantante a éste no se lo escucha bien, es obvio que la actuación se va a ver un tanto opacada. Pero por supuesto, la calidad de Renacer es alta, y por lo tanto salieron airosos del compromiso.

A eso de las 21 horas, con un local abarrotado y desbordado, comenzó la performance de los hispánicos. Incómodamente ubicados en las vallas, pero dispuestos a resistir allí, nos bastaron los primeros treinta segundos para darnos cuenta de que TIERRA SANTA sigue siendo TIERRA SANTA, pese a las palabras descreídas de antiguos fans que no comulgan con las últimas grabaciones.

Hoy en día la banda está constituída por dos miembros fundadores: el vocalista y guitarrista Angel San Juan, a quien tuvimos oportunidad de entrevistar hace días atrás, y el bajista Roberto Gonzalo. Junto a ellos, el baterista David Karrika, el tecladista Juanan San Martín y el integrante más reciente, el violero Eduardo Zamora. Precisamente a éste último le ha tocado la misión de reemplazar a otro miembro fundador, cual Arturo Morras. Y claro está que ha aprobado con creces el exámen.

El setlist elegido por los músicos se basó, como era de esperarse, en canciones de distintas épocas, varias de ellas regrabadas en su última producción discográfica, "Esencia". De tal modo, pasaron grandiosas piezas como "Apocalipsis", "Mi Nombre Será Leyenda", "La Sombra de la Bestia", "Juana de Arco", "Caminos de Fuego", "Pegaso", "La Momia", "Nerón", "Legendario" o "La Canción del Pirata", entre otras. Señores: no cabe duda de que estos temas están entre los mejores que se hayan creado dentro del Heavy Metal cantado en castellano.

Como les contábamos, nos pareció que el Uniclub no debió ser el lugar elegido para el show, pero a favor del local del Abasto debemos decir que TIERRA SANTA sonó realmente bien allí adentro. Lo bueno fue que tanto abarrotamiento de público contribuyó a crear un gran microclima interno, y lo malo fue que en otro lugar seguramente hubiésemos estado todos más cómodos (Inclusive los artistas, claro).

La performance de todos en el escenario fue buenísima. La banda funciona como un todo, no es un puñado de músicos virtuosos brillando cada uno por su lado. Angel San Juan es, por supuesto, quien ejerce el liderazgo, y en su voz y carisma se apoya buena parte de la propuesta del grupo. Tras él se encolumnan todos: Roberto Gonzalo es una enorme bestia de las cuatro cuerdas, transmitiendo pasión y fiereza en cada nota (Encima era al que más cerca teníamos, a menos de un metro). Juanan San Martín aporta excelentes climas con su teclado; David Karrika es un baterista poderoso, un motor para los temas; y finalmente Eduardo Zamora asume con simpatía y buena onda la responsabilidad de reemplazar a Arturo Morras: es un violero con muy buena técnica, y se hizo notar sobre el tablado. Chocó con el contratiempo de que se le cortara una cuerda cuando faltaba poco para el final. Fue en ese bache que Angel aprovechó para dialogar un poco con la gente, contando inclusive algún chiste, cosa que aclaró "no eran su especialidad"...

Fueron veinticinco títulos el total de los interpretados anoche, disfrutando a pleno la gente, prácticamente de principio a fin. No faltaron los reclamos de canciones no tocadas ("Drácula" se llevó el palmarés en ese sentido), pero tratándose de una banda con tantísimas excelentes composiciones como lo es TIERRA SANTA, es más que lógico que muchos temas de primera línea quedaran afuera. De todos modos, el acompañamiento de la gente fue intensísimo, coreando y cantando casi todos los temas, ofreciendo una inmensa calidez a los músicos.

A la salida, tuvimos oportunidad de dialogar unas pocas palabras con el líder, e inclusive pudimos tomarnos una foto con él. Cabe destacar su buena predisposición para charlar un rato con la gente y detenerse para las fotos, siendo que entre los fans que lo esperaban, había varias señoras (supuestamente bajo efectos etílicos), desaforadas y completamente fuera de foco. Bien por el artista, ignorando estas ridiculeces.

Para concluír: Uno de los mejores conciertos que hayamos visto en los últimos tiempos. La mejor prueba de esto es lo que mencionábamos más arriba: estuvieron a la altura de su anterior vista, la del año 2004, y eso no es poco decir, porque en aquél momento asistimos al mejor show de Metal en castellano de nuestras vidas!

Muchas gracias a Diego Perri, encargado de prensa, y a la gente de la productora Hellnoise, por su gentileza para con nuestro medio!

Comentario y fotos: Javier Sebastián Parente, para OXIDO.-

domingo, 29 de junio de 2014

PARADISE LOST en The Roxy Live Bar, 13 de abril de 2014


A casi un año y medio de su anterior visita a estas tierras, el domingo 13 de abril de 2014 nos dirigimos al Roxy Live Bar, el coqueto reducto de Palermo, a ver una nueva presentación de los denominados "Padres del Gothic Metal", los oriundos de Hálifax, PARADISE LOST. La excusa en este caso era la gira del 25° aniversario de la banda, que se cumplió durante 2013. Los británicos editaron para la ocasión un álbum en directo, "Live at the Roundhouse". Este fue registrado en el Candem Roundhouse, a principios de noviembre del pasado año. Y era el léit motiv de este nuevo desembarco por estos lares.

Cuando ingresamos, previos saludos con la gente de la productora NWM, a quienes agradecemos por su permanente gentileza para con nuestro medio, estaba la segunda banda invitada sobre las tablas, Necrológica. Previamente había tocado Aniron, cuya performance no llegamos a presenciar.

El primer comentario acerca de Necrológica, que recogimos no bien entramos, fue totalmente negativo. Pero como somos gente terca, igual nos acercamos al escenario para llevarnos nuestra propia idea. Y nuestra impresión fue absolutamente diferente a la que habíamos escuchado un par de minutos antes. De hecho, la de Necrológica nos pareció una de las propuestas más innovadoras que hayamos escuchado en mucho tiempo, proveniente de bandas nacionales.

Se trata de un dúo (si, nada más que dos músicos!), conformado por Miguel Aguilera en bajo y voz, y por Franco Donatiello en batería. Lo de ellos es una música absolutamente experimental, muy complicada para definir. Por trazar un paralelo, nos acordamos de algunos temas de Abruptum, más que nada por cierta atmósfera diabólica emanada de los corpse paintings de los músicos y de las imprecaciones desgarradas de Miguel Aguilera, que nos hicieran recordar a aquél mítico y siniestro dúo sueco. Musicalmente, el bajo es el gran sustento del sonido de Necrológica, quienes finalizaron su actuación con un toque divertido -para desestructurar un poco, digamos- lanzando Miguel un disparo con un pistolón que arrojó cintas azules y plateadas hacia el público. Pulgar totalmente arriba para ellos!

Superado el momento de Necrológica fue el turno de Obscene, un cuarteto de Hard Rock bastante básico, mucho más acorde para telonear a Motley Crue o a Motorhead, que a PARADISE LOST. No nos agradó mayormente, quizás porque nada tenían que ver con el plato principal de la noche. Ejecutaron una versión del trilladísimo clásico de Blondie, "Call Me". En fin.

Finalmente, y ante una buena concurrencia de público, llegó el momento de los oscuros progenitores del Gothic Metal. Aquéllos que con su segundo disco, "Gothic", en 1991, crearon un estilo: el que mezclaba voces guturales masculinas con cristalinas vocalizaciones femeninas. Sólo ocurrió en aquél álbum, pero a partir de aquél entonces, los nativos de Hálifax comenzaron a reinventarse placa tras placa. Hasta nuestros días.

Uno de los puntos negativos (de los poquísimos) que notamos en PARADISE LOST, es que, teniendo una docena de grabaciones de estudio en su haber, con muchísimos temas excelentes, primordiales, generalmente los setlists no estén del todo bien elegidos. Y entonces nos privamos como público, de escuchar verdaderas obras maestras, para darle lugar a composiciones no tan perfectas. Esta vez, volvió a ocurrir.

Gregor Mackintosh es hoy, más que nunca, el motor y el alma de PARADISE LOST. El eximio guitarrista aporta no sólo su contundencia con las seis cuerdas, y su tan personal sensibilidad interpretativa, sino también la imagen central del grupo. Sin él, PARADISE LOST no podría existir. Sería un producto muy diferente.

Su compañero y co-líder, Nick Holmes, ha visto mermado un tanto su caudal vocal, en relación a anteriores presentaciones. O quizás simplemente no estuvo en su mejor noche. Tiene derecho, después de veinticinco años cantando en PARADISE LOST, a tener bajones. Igual, para nosotros, sin ser descollante su tarea, siempre aprueba.

El resto de los músicos acompaña en sus respectivos roles, y no podrían aunque quisieran, eclipsar en nada a los dos artistas antes mencionados. Sintetizando: PARADISE LOST depende casi exclusivamente de la dupla Mackintosh - Holmes, para brindar un gran espectáculo. Y aunque no estén atravesando su pinácculum, generalmente lo logran.

La gente acompañó como siempre, como en cada show internacional que se celebra en nuestro suelo, demostrando calor y pasión en cada tema interpretado. Y de eso los artistas extranjeros, siempre se dan cuenta. Y se llevan gratísimos recuerdos de nuestro país.

Un concierto más que hemos visto, el cual no quedará en la gloria de nuestros corazones. De hecho, es el peor que vimos de los británicos en Argentina. Pero igualmente les alcanza para superar a la mayoría de sus colegas en cuanto a calidad, eficiencia y sobriedad.

Setlist:



1) Mortals Watch the Day
2) So Much is Lost
3) Remembrance
4) Gothic
5) Enchantment
6) Faith Divides us - Death Unites us
7) Tragic Idol
8) Never for the Damned
9) Isolate
10) Say Just Words


Bises:


11) Rotting Misery
12) One Second
13) True Belief
14) Over the Madness
15) Erased

Comentario: Sylvia Pink.-
Fotos y videos: Javier Parente, para OXIDO.-

domingo, 4 de mayo de 2014

THE CASH en Club V, 12 de abril de 2014


Sábado por la noche, en el barrio porteño de Villa Crespo (más precisamente en Club V), tuvo lugar la primera presentación del año en Capital, de la ascendente banda local The Cash. Con la idea de asistir a una de estas manifestaciones artísticas “cara a cara” (en las que el trio interactúa con el público) que van a desarrollar este año por todo el país, allí nos dirigimos.

Cerca de las 21 hs., los invitados de la Costa Atlántica (San Bernardo, para ser precisos), Dr. Timothy, abrían la noche. Durante cuarenta minutos nos entregaron su sonido rock alternativo, con aroma a Grunge. Culminaron con una versión de “Rockin' in the Free World" (original de Neil Young).

Siendo ya las 22 hs. y con el local completo en su capacidad (en cuanto a espectadores permitidos de acuerdo a sus dimensiones), The Cash y su “rock efectivo” subían al escenario.

Una breve intro para ver si todo sonaba como debía, y Talbo Lobo (guitarra y voz), Gladys Balza (bajo y coros) y Max De Lucia (batería), daban inicio al set con: “Puedes Verme”, seguido de “Ya no me Importa”.

Con la buena onda que los caracteriza siempre, eligieron las canciones de entre toda su discografía, por lo que se escucharon algunas de los primeros discos: “Tiempo de Guerra” y “Calor”.
Entre otros fueron de la partida: “Naufragio”, “Tan Solo”, “Te vi”“Cada Día Más”.

Hubo oportunidad para oír algo del nuevo material, que saldrá a la venta en los próximos meses. Fueron: ”Más que Ayer”, “Destrocemos la Noche”“De Esta Manera” (del cual en los próximos días habrá un clip girando en las cadenas de television).

Ya para ese momento personas del público habían subido con la banda. Y lo harían algunos más posteriormente (creo que en el último título de la noche conté unos diez individuos, más los músicos sobre el tablado).

Para el final, entre cánticos de los presentes, los dos más esperados: “Un Lugar” y luego “Gozar”, con un final a puro descontrol, con Talbo desparramándose sobre la batería y gente por todo el escenario saltando y cantando. Disfrutando¡¡¡

Expectativas cubiertas tanto del trío como del público, en la noche que los Cash volvieron a Capital, y en la que no faltaron buenas melodías y diversión. He allí la efectividad de este rock.
.
Gracias a The Cash y colaboradores, por el siempre excelente trato para con este medio.

                                                                                
SETLIST:
.
Puedes Verme
Ya no me Importa
Tiempo de Guerra
Calor
Naufragio
A Veces
Más que Ayer
Tan Solo
Te vi
En las Noches
Pensando en vos
De esta Manera
Cada Día Más
Tu Perro
Destrocemos la Noche
Un Lugar
Gozar

Comentario e imágenes: Iván Marchesani, para OXIDO.-

domingo, 27 de abril de 2014

H.I.M., El Teatro Flores, 3 de abril de 2014


Primera visita de los fineses HIM a nuestro país, quienes ya cuentan con casi un cuarto de siglo de historia y una trayectoria más que respetable. Presentación por partida doble, jueves 3 y viernes 4 de abril, en El Teatro.
He aquí lo vivido el jueves.

Ingresamos al reducto, en el barrio porteño de Flores, cerca de las 20 hs., mientras los locales Obscene comenzaban su presentación. Problemas de sonido durante la misma, cosa con la cual la banda mostró su descontento. Aun así, nos entretuvieron durante media hora, cerrando con una versión del tema “Call me”, de los estadounidenses Blondie.

Tras una espera de más de cuarenta minutos, fueron subiendo a las tablas: Ville Valo (Vocalista), Mikko Lindström (guitarra), Mikko Paananen (bajo), Mika Karppinen (bateria) y Janne Puurtinen (teclado, sintetizador).
Y comenzaron a hacer lo suyo con “Buried Alive By Love”, e inmediatamente “Rip Out the Wings of a Butterfly”.

Hubo algunos inconvenientes de sonido al principio, pero lograron acomodarse. Mejor dicho, adecuarse. Que la voz de Ville se destaque, lo que implica que lo demás lo acompañe sin opacarlo. Y lo acompañan muy bien, le dan la seguridad para que se concentre en lo suyo. Y tienen su lugar para improvisar. Y si algún error o destiempo surge, más que nada desde la voz, fácilmente recuperan la línea, sin que se note demasiado. 

El teclado de Janne, que pasa a veces desapercibido, hace un excelente trabajo, al igual que el bajo. La guitarra alterna entre riffs y uno que otro arreglo. No hay virtuosismo, pero eso no lo necesita una banda con canciones simples, pero que no aburren. Y Ville, cuando se inspira, más alguna ayudita de Janne, le dan romanticismo, emotividad y hasta melancolía a la cuestión.

Los de Helsinki fueron soltándose de a poco y prosiguieron con “Right Here in my Arms” y luego “The Kiss of Dawn”.
Momento de que Ville se cuelgue la guitarra (lo hizo en varias ocasiones) para “All Lips go Blue”, seguido de “Join me in Death”.

En mayor o menor medida, pudimos oír canciones incluídas en casi todo el material de estudio que el combo posee hasta la fecha. Sólo uno fue excluído. Hubo piezas de Greatest Love Songs Vol. 666 (1997), Razorblade Romance (1999), Love Metal (2003), Dark Light (2005), Venus Doom (2007) y su más reciente Tears on Tape (2013).

Uno de los más festejados fue “Your Sweet Six Six Six”, cargada de energía, la cual se mantuvo en “Passion's Killing Floor”  y llegó a su punto máximo en “Soul on Fire”.
Comenzaron a revertir eso, y fue el turno de uno de los más esperados: “Wicked Game“, el cual es original de Chris Isaak, pero HIM ya lo hizo propio, con una versión excelente.

Fueron también de la partida “Tears on Tape”, “Poison Girl” y la romántica “For You”.
El supuesto final fue con “The Funeral of Hearts”.

Regresaron para los bises, los cuales detallamos: “Into the Night”, “It's All Tears (Drown in This Love)” y la cautivadora “When Love and Death Embrace”. Y se retiraron.
Para dejar más enamorados aún a los fans, volvieron para regalar “Sleepwalking Past Hope”.

Dejaron una buena impresión y se llevaron lo mismo de la gran mayoría de la gente que asistió. ¿Por qué no vinieron anteriormente aquí? No lo sabemos. ¿Vendrán nuevamente? Es muy posible.

Y el público se fue muy feliz con el “six, six, six in yours hearts”, y este cronista, contento de haber visto un buen show.


Set list:
Buried Alive By Love
Rip Out the Wings of a Butterfly
Right Here in My Arms
The Kiss of Dawn
All Lips Go Blue
Join Me in Death
Your Sweet Six Six Six
Passion's Killing Floor
Soul on Fire
Wicked Game
Tears on Tape
Poison Girl
For You
The Funeral of Hearts

Bises:
Into the Night
It's All Tears (Drown in This Love)
When Love and Death Embrace

Sleepwalking Past Hope

Comentario e imágenes: Iván Marchesani, para OXIDO.-

METALLICA, Estadio Unico de La Plata, 29 de marzo de 2014



Nos trasladamos hasta la ciudad de La Plata, más precisamente al Estadio Único, para la primera de las dos noches en las que Metallica se presentaba allí. La cuestión “Metallica” tiene mucha tela para cortar. ¿Odiados? ¿Amados? ¿Metaleros? ¿Posers? ¿Hiteros? Queda a su criterio y gusto.

Las presentaciones “by request” (por pedido) de la banda, tienen la particularidad de que el set list es votado por el público mediante la web, a excepción de un título que incluye la banda (“Lords of Summer“, el cual es el material más reciente de los criados en Los Angeles), y otro, el cual su votación prosiguió por sms hasta ya iniciado el show; mejor dicho, hasta que los músicos dijeron basta, mostraron los resultados en pantalla e interpretaron el tema.

Los encargados de abrir  la noche fueron los locales Cirse (rock nutrido e influenciado por las corrientes surgidas en los 90’s, en castellano y con una interesante vocalista), y posteriormente, desde Paraguay, la Orquesta de Reciclados de Cateura. Veintiún músicos y su director; con cuerdas, vientos y percusión, ejecutaron entre otros a Beethoven, Apocalyptica y los mismos Metallica, durante más de media hora de performance.
El director de la orquesta -como para entrar en confianza con la gente-, en un momento dijo: ”Este es el verdadero Thrash”, en alusión a que sus  instrumentos provienen de la basura.

Más de media hora de espera, y comenzaría la intro con "The Ecstasy of Gold", tema del film “The Good, the Bad and the Ugly”. Metallica otra vez en Argentina, y en esta oportunidad con un set list muy interesante para el público. Muchos habían votado y/o pedían “lo viejo”, por decir de alguna manera. Y de eso iba a haber.

“Battery” en primer término, seguido de “Master of Puppets”, sacudieron la cabeza de más de uno. Vino “Welcome Home (Sanitarium)”, otro de la placa “Master of Puppets”, al igual que los dos primeros. Y cuando intentaron volver a ponerse de pie, “Ride the Lightning” hizo temblar La Plata. Si, el recital fue en La Plata. Cosa que obviamente James Hetfield (guitarra, voz) no sabía. Porque dijo "Buenos Aires" más de una docena de veces. ¿Habrá querido decir "Capital de la Provincia de Buenos Aires"?? Mmmm jajaja¡¡¡

Más allá de eso, Hetfield y sus compañeros Lars Ulrich (batería), Kirk Hammett (guitarra) y Robert Trujillo (bajo), se entienden a la perfección sin complicarse demasiado. La base Trujillo-Ulrich es más que sólida para que todo salga bien, de la mano de dos guitarras que en cualquiera de sus tareas (riffs, arpegios, digitaciones) tienen un sonido muy definido, duro, pesado.

Siguieron los clásicos. “The Unforgiven” (del aclamado “Black Album”).
“Lords of Summer”, fue lo que bajó el ritmo del show, el cual  fue recuperado con una intensa “Fuel”.

A continuación “Sad but True”, para después recordar algo de las placas “Ride the Lightning” y “... And Justice For All”, con “Fade to Black”, “ For Whom the Bell Tolls” y “Creeping Death”, de la primera mencionada; y “... And Justice for All” y “ One”, de la segunda.
Algo más del Album Negro: “Nothing Else Matters” y “Enter Sandman”.

Se fueron del escenario por un rato. Excelente trabajo de iluminación, al igual que sobre las pantallas (una grande atrás, y dos más pequeñas, una en cada lateral). No se espera menos de una agrupación que convoca tanto público y que tiene mucha gente profesional a su servicio. Y que recauda muy bien.

El obvio regreso para los bises con “Whiskey in the Jar” (famosa canción tradicional irlandesa, que entre otros versionó también Thin Lizzy).

Momento de ver los resultados de la votación que prosiguió durante el espectáculo. La canción ganadora, entre tres en disputa, fue “Orion”.
Y un final con todo, con “Seek & Destroy” como cierre.

Un gran concierto, y también una buena idea para que el actual Metallica, masivos comercialmente y estancados compositivamente, aproveche viejas joyas y las traiga al presente con su espíritu -al parecer vigente- y con un sonido demoledor. Porque el tiempo pasó, y la fama aburguesa, pero quién más que ellos mismos (Hetfield y Ulrich, por ser miembros originales; y Hammet, por haber sido parte de la época dorada) pueden intentar -y seguramente lograr- mantener vivas esas obras.

SETLIST:
Battery
Master of Puppets
Welcome Home (Sanitarium)
Ride the Lightning
The Unforgiven
Lords of Summer
Fuel
Sad but True
Fade to Black
...And Justice for All
One
For Whom the Bell Tolls
Creeping Death
Nothing Else Matters
Enter Sandman

BISES:
Whiskey in the Jar
Orion
Seek & Destroy

Comentario: Iván Marchesani, para OXIDO.-

domingo, 23 de marzo de 2014

RATA BLANCA en Estadio Centro de Chivilcoy, 7 de marzo de 2014


En una ciudad donde los espectáculos relacionados con el Heavy Metal y afines, brillan por su ausencia, y lo más convocante y popular son los carnavales y las bandas de música tropical, la visita de RATA BLANCA a este suelo, era más que bienvenida.

Su formación actual cuenta con dos miembros de la primera época, allá por 1986, año en que fue formada. La banda tuvo un parate entre 1997 y el 2000, año en que volvió a escena. Ellos son Walter Giardino (guitarra) y Guillermo Sánchez (bajo). Y completan el combo Adrián Barilari (voz), Fernando Scarcella (batería) y Danilo Moschen (teclados).

Esta fue su tercera visita aquí. Ya habían estado en sus épocas de mayor suceso comercial.
La cita se llevó a cabo el viernes 7 de marzo por la noche, y el lugar para la ocasión fue el Estadio Centro de esta urbe. Y ahí estuvo este humilde cronista. Buen marco de convocatoria, cuya gran mayoría no es del mundo metálico, e incluso no es del mundo del rock, lo que denota lo variado del público que sigue esta propuesta.

Los encargados de abrir la velada eran dos bandas locales, Cartago y Ruido.
Siendo ya  la medianoche, era el turno de quienes están recorriendo el país, en su gira del 25º aniversario, RATA BLANCA.

Comenzó a oírse la intro “Las Voces del Mar”, para que luego las cuerdas de Giardino den inicio a “El Reino Olvidado” y a toda la magia de RATA.
La enérgica “Solo Para Amarte” fue la siguiente.

El setlist seguiría con “(71/06) Endorfina”, “En Nombre de Dios” y “El Beso de la Bruja”, ya con la performance a un nivel superlativo.

Hubo temas, en mayor o menor medida, de casi todas las placas. A saber: de Rata Blanca (1988), Magos, Espadas y Rosas (1990) y Guerrero del Arco Iris (1992). Y también de: El Camino del Fuego (2002), La Llave de la Puerta Secreta (2005) y El Reino Olvidado (2008). O sea, tanto de la primera época, como de la última.

Momento para un homenaje a una gran influencia de los RATA: Excelente versión de “Lazy”, pieza de los históricos Deep Purple.

Giardino y su guitarra a cargo de “Líbranos del Mal”. El mencionado, como es su costumbre, improvisa y dibuja durante toda la presentación. Sus acompañantes están a la altura de cualquier circunstancia. Sanchez, firme con su bajo en la tarea de acompañar al virtuoso guitarrista; Scarcella, quien ya dejó de ser una promesa de gran baterista para volverse realidad; y Moschen, cuyo teclado termina de definir el sonido, y lo hace muy bien.
Qué decir de Barilari, si él lo demuestra en cada fragmento de canción. Excelente!!! Cantando con la misma fuerza y técnica desde el principio hasta el final. Es el encargado de interactuar con el público (más allá de algunas palabras y agradecimientos de Giardino), tarea que realiza con mucho oficio.

Turno para “El Círculo de Fuego”, y tras algún título más, momento de enamorarse con “Volviendo a Casa”.

Habría un juego de improvisaciones entre Giardino y Moschen, divirtiéndose ambos y demostrando una indudable profesionalidad y talento.

Promediaba el final y llegaban clásicos de los primeros tiempos: “Chico Callejero” y “Guerrero del Arco Iris”.

Tras unos minutos de espera, el regreso para los bises. Fueron ellos “Abrazando al Rock and Roll”, el mega hit “Mujer Amante” y la bellísima “La Leyenda del Hada y el Mago”.

Más de dos horas de show, de muy buenas canciones, de muy buenos músicos. En definitiva, más de dos horas de una gran banda que reafirma su vigencia.

SET-LIST
Las voces del mar (Intro)
El reino olvidado
Solo para amarte
(71/06) Endorfina
En nombre de Dios?
El beso de la bruja
Guitarra española
Lazy  (Deep Purple)
Libranos del mal
El circulo de fuego
Caballo salvaje
Haz tu jugada
Volviendo a casa
Dias duros
Michel, odia la oscuridad
Chico callejero
Guerrero del arco iris

BISES
Abrazando al rock and roll
Mujer amante
La leyenda del hada y el mago

Crónica e imágenes: Iván Marchesani, para OXIDO.-

miércoles, 12 de febrero de 2014

ONSLAUGHT en Asbury Club, 31 de enero de 2014


Pintaba para ser una noche especial, de ésas que uno recuerda tiempo después, y que aquellos que no estuvieron presentes, pretenden con los años haberlo hecho. No era para menos, dos grandes leyendas del under mundial se presentaban nuevamente (y juntas) en la Argentina: los daneses Artillery y los ingleses Onslaught, dos nombres que aquéllos quienes aman el Thrash, saben de qué se trata. Y otra vez fueron Cero Ganancia Producciones y Pacheco Records los encargados de traer al país a estas agrupaciones de culto.
Pero no, las cosas no terminaron como a uno le hubiera gustado...
Arrancaron a las 20:30 los grupos soporte. En primer lugar, Necratal. Con un estilo contundente, aguerrido y algo moderno, por momentos cercano a Pantera, entretuvieron a las poquísimas personas que se habían acercado al local de Flores.
A eso de las 21:15 salió a escena un grupo prácticamente abonado a este tipo de eventos: Dark Warrior. Con la garra y precisión que los caracteriza, los comandados por Iván se llevaron bien merecidos aplausos. Hicieron dos covers ("Heavy Metal Breakdown" de Grave Digger y "Remember The Fallen" de Sodom) y también divirtieron al público con una parca que se subió a animar uno de sus temas.
Finalmente a las 22, Dhak, el grupo de Alejandro Roldán, un hombre con mil batallas encima, fue la última agrupación argentina antes de los grupos internacionales. Presentaron material de un próximo trabajo, pronto a editarse.                             
A esta altura el local no estaba mucho más colmado que al principio, situación que lamentablemente no se revertiría.
Así que a Onslaught no le quedó mas remedio que arremeter con su descarga de furia y Thrash ante un local casi vacío. Para quienes no los conocen, estos ingleses están comandados por Nige Rockett en guitarra, único mienbro fundador; y completan la formación Sy Keeler en voces, Allen Leigh Chambers como músico invitado en la otra guitarra, Jeff Williams en el bajo y Michael Hourihan en la batería, en reemplazo del legendario Steve Grice quien dejó la agrupación luego de casi treinta años.
Con un sonido bastante bueno y con toda la fuerza, los ingleses abrieron con "Chaos is King", de su nuevo trabajo "VI", justamente el sexto álbum de su carrera. El publico les demostró la pasión y el agite que era de esperarse. Los temas se sucedían uno tras otro casi sin respiro: "Killing Peace", con su virulento estribillo de "Spitting blood in the face of God!" gritado por todos y cada uno de los que estábamos, "The Sound Of Violence", ambos de su época actual, es decir desde su regreso a los escenarios; y "Let There Be Death", un clásico del disco "The Force", de 1986.
Sy Keeler le pone toda la onda como buen frontman, su voz aguardentosa es la ideal para el tipo de música que practica Onslaught. En cambio Nige es más parco escénicamente, muy al estilo Michael Weikath.
No olvidaron presentar material nuevo como "6 6 Fucking 6" cantado como si fuera un clásico de toda la vida. Otro tema muy festejado fue el  hipersolicitado "Metal Forces". Y hasta hubo lugar para "Shock ´N´ Awe", interpretada por primera vez en vivo, según las palabras de Sy.
También sorprendieron con la inclusión de un tema ("Shellshock") del disco "In Search Of Sanity", un álbum del que la banda en cierto momento renegó, ya que marcó un cambio de estilo hacia un Metal más melódico y clásico.
Los músicos impecables en sus roles, sobre todo el muy joven Allen Leigh Chambers.
Finalizaron su show con dos clásicos muy pedidos, "Onslaught (Power From Hell)" (¡No podían dejar de tocar ése!) y "Thermonuclear Devastation”. En mi caso particular me hubiera gustado escuchar "Death Metal", pero  no se puede todo en la vida.
Y así a la 1 de la mañana nos dejaron exhaustos, satisfechos y con la expectativa de lo que se venía: los daneses Artillery, dueños de un estilo más melódico de Thrash.
En esa espera estábamos y mientras, algunos nos sacábamos fotos y charlábamos con los Onslaught, quienen no negaron ni imágenes ni autógrafos a nadie que lo solicitase.
Ya eran las 2:30 AM y con el público ya un poco fastidiado por la larga espera, nos comunican que la banda de los hermanos Stutzer no iba a tocar debido a que su baterista quedó varado en Chile y no llegaría al país hasta las 9 de la mañana. A pesar de la mala noticia prometieron que el resto de los Artillery se haría presente para charlar con los fans y pedir disculpas personalmente.
Debido a este inconveniente, a los asistentes se le devolverían $100 de la entrada, en principio como descuento cuando vayan a comprar la de Havoc (??), aunque me consta que a algunos se le devolvieron los $100 en el acto.
Algunas consideraciónes:
Entiendo que la organización ya sabía lo de Artillery cuando dio comienzo el show, ¿por qué a la gente que sacaba su entrada en puerta no se le informó de la situación, cobrándosele $100 menos? Supongo que todo esto a los organizadores los agarró desprevenidos y que sumada a un escasísimo público, algo que particularmente me sorprendió, pensaron que si avisaban de antemano, algún concurrente directamente decidiría no ingresar...
¿Por qué esperaron hasta las 2:30 AM para informar de la cancelación del show de Artillery?
¿Por qué no se le devolvió, en forma proporcional aunque sea, a quienes pagaron precio especial (invitados)?
Con estas dudas me retiré del local, con un gusto amargo, ya que tanto para músicos, público y organizadores todo terminó en una terrible decepción.
Agradecimientos a Gerardo Sarmiento, responsable de Pacheco Records, como siempre, por su atención para con OXIDO.
SETLIST
Chaos Is King
Killing Peace
The Sound Of Violence
Let There Be Death
Angels Of Death
Destroyer Of Worlds
6 6 Fucking 6
Fight With The Beast
Metal Forces
Born For War
Shellshock
Fuel For My Fire
Shock ´N´ Awe
Onslaught (Power From Hell)
Thermonuclear Devastation

Reseña e imágenes: Santiago Bennasar, para OXIDO.-