Han leído nuestras coberturas:

viernes, 18 de junio de 2010

LACUNA COIL en El Teatro Flores: Una Noche con Glamour



Excelente jornada para un evento internacional; de más está decir que ya veníamos embalados por el triunfo de Argentina frente a Corea del Sur en el Mundial; lo único que faltaba para redondear el día era un (buen) recital. Por lo que concurrimos al eterno Teatro Flores, en un apretado viaje de tren... entre calor humano, sudor, y estaciones sin luz, solamente faltaba el carro comedor al estilo tren de la India, e ir todos colgados de los bordes. Pero bueno, ni siquiera eso opaca el entusiasmo de ir a un evento.

Llegamos muy puntuales, alrededor de las 19:30 hs, y a raíz de un corte de luz en la zona de Flores, la cola recién había comenzado a moverse hacia pocos minutos. Siendo que la puerta estaba anunciada a las 17:30 hs., estamos hablando de casi dos horas de demora. Fuimos muy bien recibidos como siempre, la gente de 4G Producciones mantiene muy buena atención para con los medios de prensa, al momento de cubrir shows.

Al ingresar a un Teatro con bastante concurrencia, estaba terminando de tocar Dominus Inferi, finalizando su set con un cover de “Master of Puppets”, así que mucho análisis no se pudo realizar. Es un clásico que se toca bien siempre.

Alrededor de las 20, salió a escena Devil 69, banda liderada por Nadia Nadini, entregando un show muy al estilo Los Angeles: un rock Industrial, por definirlos en un estilo. Es más, llegaron a hacer un cover de Marilyn Manson, “Antichrist Superstar”, donde lo más positivo del cover fue Laurita, una diablita rubia que realizó una performance de streap tease, hasta quedar con un conjunto rojo que a más de uno le despertó los ratones... y toda la cueva completa.
Lo negativo: Señor bajista, con todo respeto le pido por favor que no se baje más el pantalón en un espectáculo, mostrando su trasero y portando zunga.
El sonido no era del todo bueno, estaba demasiado fuerte y provocaba un poco de saturación.
Renglón aparte, durante toda la noche la caja derecha (izquierda desde el escenario), no paró de hacer estática. O hay un cable pelado o un contacto flojo; no fue muy molesto, pero en pasajes de lentitud o calma, rompía un glaciar. No sé si me entienden.

Entre el apuro del tiempo, a las 20.30 aparecieron los súper tecnológicos Mekánika. Lo digo porque su base nace de la computadora y el teclado; otra propuesta Industrial que sonó muy maciza, bien. Creo que quedaron un poco descolocados del show, ya que dicho sonido nada tiene que ver con Lacuna Coil o bandas afines, pero no quita que hayan ofrecido un show interesante; una propuesta que promete, para seguir adelante con un estilo que en Argentina no es para decir "Ufff, qué cantidad de fans!", pero que a muchos seguro les parecerá agradable.
Lo positivo, el cover de “Personal Jesus” que se ejecutó al estilo de la banda, sin perder el matiz de la canción; y la guitarra con leds azules (Quiero una guitarra con lucecitas che!!).
Lo negativo que tuvo esta agrupación: Señor cantante Chino, no imite a una persona de sexo dudoso gritando “Estamos contentos!!”, porque se hizo un silencio en el lugar y más de uno levantó una ceja desaprobando su actitud, no se quede en lo amateur.

Exactamente a las 21:15 hs. arrancó la última banda soporte, los uruguayos Nameless. Este fue el único combo que se asemejaba en un 80% al principal de la noche, por el estilo, la propuesta, etc.. La frontwoman Betina Sanchez tuvo mucho feeling con el público presente, siempre buena onda; y algo curioso para mencionar: el bajista, Juan Pérez, portó un bajo de diez cuerdas (estamos hablando de un instrumento que tiene un asta del doble de ancho de lo convencional) que sonaba de forma magistral! Se nota que es un músico muy profesional.
Los temas engancharon bastante a la gente, no hubo mucho agite, pero sí el suficiente para que convenza a la parcialidad. Interpretaron temas de su autoría y un cover de Rammstein (“Du Hast”) en voz femenina.
Lo positivo, el bajo!
Lo negativo: tras el show de esta banda, durante la espera de Lacuna Coil, estos músicos -al igual que los demás invitados- subieron al palco -reservado sólo para teloneros e invitados súper especiales-, y se pusieron a tirar CDs al público, generando un clima distractivo de lo que sucedía, o estaba por suceder en el escenario, lo remarcamos porque la banda principal salía en ese momento.

Sin más invitados que ver, a las 22 hs. puntuales, y con un Teatro casi completo en su planta baja, con unas 1200 (poco más, poco menos) personas, las luces se apagaron y la intro sonó, y luego "Survive", el primer corte del último álbum “Shallow Life”. Cristina, Andrea y compañía estaban en escena. Todos explotaron en ese momento, al ver al fin a esta bella italiana en vivo y en directo.

Siguió “I Won’t Tell You”, notamos que se tocaron bastantes temas del último disco, y el resto fue un mix de la discografía de la banda.
Son personas muy carismáticas, constantemente hablando con el público. La perlita fué cuando Cristina habla por primera vez y pregunta, traduciéndoles, “Quieren que hable en inglés, o prefieren italiano?”; obviamente, todos pedimos que parle en italiano. Se entendía todo muy claro, y eso le llegaba más al público; público que -particularmente- ví bastante apagado. A lo que voy es a que faltó más entusiasmo, más participación con los músicos... O hay mucho cansancio por tantas fechas internacionales seguidas, o se quedaron todos embelesados con Cristina Scabbia; pero igualmente la gente siempre respondió; se vió volar algún osito al escenario, inclusive. La mejor participación fué durante un impasse, cuando la frontwoman retó a todos a seguirla con una serie de vocalizaciones, con la batería sonando de fondo, donde todos se prendieron a tirar notas musicales sin importar cuan desafinado saliera.

Hubo un momento muy bueno, donde se hizo mención especial -y dedicatoria de “Heaven’s a Lie”- para los recientemente desaparecidos Peter Steele y Ronnie James Dio.

No faltaron los clásicos de "In a Reverie" o de "Unleashed Memories": “Purify”, el excelente cover de Depeche Mode -marca Lacuna Coil!-: “Enjoy the Silence”. Y el hit a esta altura, una de las canciones más aclamadas y gancheras: “Swamped”.

Lacuna Coil suena muy bien, parecen un CD en vivo; realmente el sonido es muy fuerte y aguerrido. Andrea aporta su cuota masculina a las vocalizaciones, acompañando a las maravillosas cuerdas de Cristina; de ésta queda claro que su voz es natural, aquí no podemos hablar de técnica; ocurre lo mismo con alguien como Anneke Van Giersbergen: son cantantes que no necesitan resaltar ninguna técnica, son excelsas voces naturales.
La iluminación fue también un detalle muy cuidado.

Si bien fué la primera vez, como aclararon los itálicos, no va a ser la única. Seguro volverán en algún momento no muy lejano.
El set completo, con un bis, duró aproximadamente una hora y media, y a las 23:40 ya estábamos afuera del Teatro.

Lo muy positivo: la entrega -y calidad- de los músicos hacia el concierto y su gente. Y Cristina Scabbia al fin en Argentina!

Lo negativo: el maldito parlante derecho que no paró nunca de hacer estática.

Ah! Para cerrar la noche, el día redondo, no faltó la pizza a la salida, excelente... :)

Comentó: Luis DiSanti, para OXIDO.-
Foto: Luis DiSanti.

1 comentario: