Han leído nuestras coberturas:

lunes, 15 de abril de 2013

MASSACRE (Estados Unidos de Norte América) en Asbury, 10 de abril de 2013


A veces con un solo golpe alcanza, porque noquea. Y "From Beyond" de Massacre fue un derechazo noqueador.
No importa si esa brutal paliza ocurrió hace veintidós años, el filo de esos riffs todavía suenan, frescos y potentes, en las cabezas de todos los que amamos el estilo.

La intermitente carrera de Massacre gira en torno a "From Beyond" y a otra banda contemporánea de finales de los 80's: Death. Quizás fuera Death el elemento desestabilizador que impidió que la discografía de Massacre fuera más prolífica, ya que mantenía ocupados (y comiendo caliente) al bueno de Rick Rozz (guitarra) y a Terry Butler (bajo). Si a esto le sumamos el paso en falso que fue el disco "Promise" de 1996, y que Butler se uniera a Six Feet Under a tiempo completo, tenemos a una banda a punto de desarmarse. Sin embargo siempre hubo tiempo para esporádicas reuniones y tours breves.

Y así los encuentra la actual década, con una nueva formación y planes para grabar un disco nuevo, del cual ya hay un EP. Y claro, una gira sudamericana que los trae por primera vez a Argentina (organizado el evento por la productora Anubis), donde hay una legión de fieles seguidores que desafiarán un clima horrible y vencerán el hecho de ir a un show en pleno día de semana solo para escuchar un puñado de brutales canciones de Death Metal.

El Massacre versión 2013 no sólo ha ganado en calorías (están hechos unas vacas) sino también en poder de fuego. Kam Lee, su otrora mítico vocalista, ha sido reemplezado por Ed Webb, el fornido cantante de Diabolic (otra agrupación de la camada Death Metal noventosa de Florida), en la batería un ignoto Mike Mazzoneto que cumple más que decentemente con lo suyo; y los corazones de la banda, los ya mencionados Rick Rozz y Terry Butler, una dupla que se conoce de toda la vida y que son quizás los padres del Death Metal más puro: el Death Metal cancionero, el Death Metal que no se olvida de los estribillos y el gancho por ir a buscar solo la furia y la brutalidad, el Death Metal de los cambios de ritmo intempestivos sin desbocarse en la velocidad por la velocidad misma; el antiguo y querido Death Metal de la vieja escuela, fórmula que, sin duda, Rick y Terry ayudaron a definir y tienen patentada.

Había muchas espectativas para su show en Argentina, por eso casi trescientas personas (ojo, quizás exagero y el cálculo a ojímetro me falla) llegaron al Asbury de Flores para presenciar a una leyenda viviente de la música extrema. Los invitados en esta ocasión fueron Pogrom, Malicia, C.R.U.C.I.F.I.X.S. y Rigor Mortis.

Alcanzamos a ver a Malicia, que descargaron su Thrash rápido y aguerrido a la Kreator, en un show prolijo e intenso. Menos suerte tuvieron C.R.U.C.I.F.I.X.S., con su Black Metal empastado por un sonido choto. Nos acercaron muy amablemente su disco, por lo cual en breve le estaremos haciendo más justicia.

Lo de Rigor Mortis merece un párrafo aparte. Power trío veloz, fuerte, un vocalista con presencia y unas canciones del carajo. Tocaron temas de "Bienvenidos a la Ceremonia" y adelantaron composiciones de su próximo disco. Atentos, en vivo te vuelan la peluca.

Pasadas las 22, finalmente suben las estrellas de la noche. Y todo es como uno espera que sean estos shows, una verdadera fiesta. Y si abrís con "Dawn of Eternity" nada puede fallar. A partir de ese momento, y por un poco más de una hora, fue volver a la época dorada del Death Metal, como si estos veinte años no fueran nada. Tocaron casi completo "From Beyond", mechándolo con canciones de su nuevo EP "Condemned to the Shadows", y algún que otro tema nuevo como "As We Wait to Die" o "Succumb to Rapture", que anticipan un Massacre fiel a su estilo, pero con un sonido todavía más fuerte.

Ed Webb es todo un frontman, con un estilo similar a George "Corpsegrinder" Fisher, no solo en su timbre de voz sino también en su escena (y en la gordura), fuerte, desafiante, growls potentes, agudos perfectos y le sobra aire para headbangear como poseso; Butler y Rozz forman una pared sónica que mete miedo. El sonido fue tremendo, el volumen exacto como para volver semisordo al otro día a la oficina.

Para cerrar: un clásico, "Corpse Grinder", y la sorpresa: "Mutilation" de Death, coreado hasta la epilepsia por los allí presentes.

Final, reparto de púas y saludos de rigor, y la lenta vuelta a casa con la satisfacción de haber tachado una asignatura pendiente, y con la convicción absoluta que el Death Metal no morirá jamás.

Setlist:

Dawn of Eternity
Biohazard
Defeat Remains
As we Wait to Die
Chamber of Ages
Shield of the Son
From Beyond
Succumb to Rapture
Succubus
Back from Beyond 


Encore:

Corpse Grinder
Mutilation (Death cover)


Muchas gracias a Jorge Montiel, responsable de la productora Anubis.

Crónica: Alien. Fotos: Anahí Moon, para OXIDO.-

2 comentarios:

  1. "Coreado hasta la epilepsia" ¡Que buena metáfora! Jajajaja!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad, muy inspirado el cronista... :D

      Eliminar