Han leído nuestras coberturas:

lunes, 15 de abril de 2013

ACCEPT en Teatro Vórterix: Poder teutón!


ACCEPT
Teatro Vorterix
09/04/2013
PODER TEUTÓN

El caso de Accept es uno de los poquísimos en el cual una banda cambia su cantante emblemático y sin embargo sigue teniendo una gran aceptación de parte de los seguidores. Si nos retrotraemos a los casos de los últimos, digamos, veinte años, las agrupaciones que cambiaron su vocalista nunca pudieron llegar a los niveles de trascendencia anteriores (Maiden con Blaze, Judas con Ripper, Mötley con John Corabi, Nightwish con Anette, Sepultura con Derrick Green, y siguen los ejemplos). Si queremos encontrar casos realmente exitosos mi memoria me lleva hasta 1980, donde Black Sabbath cambió a Ozzy por Dio y AC/DC al fallecido Bon Scott por Brian Johnson. Esta pequeña introducción sirve para explicar porqué el martes 9 de abril el teatro Vorterix se llenó de gente de todas las edades que fue a presenciar la cuarta venida de los alemanes, quienes pisaron nuestro país por primera vez hace ya veinte años.
Llegué a tiempo para ver el show de Ícaro, una banda ya acostumbrada a telonear grupos internacionales. Sólidos y profesionales, están presentándose con nuevo cantante y se llevaron los mercidos aplausos de los presentes.
A eso de las 21:30 los teutones tomaron por asalto el escenario del Vorterix al son de "Hung Drawn And Quartered" seguido de "Hellfire", dos temas de su última producción Stalingrad, los cuales fueron recibidos como si se trataran de viejos clásicos. Y creo que ahí está el gran secreto del éxito de esta etapa de Accept. Los nuevos temas nada tienen que envidiar a los viejos. Podrían haber sido compuestos en la década del ´80 e incluidos en aquellos legendarios discos.
A esto debemos sumarle un cantante como Mike Tornillo, que si bien recuerda en mucho al pequeño gran Udo, le imprime a las canciones un toque personal. Carismático pero poco hablador, se metió a la gente en el bolsillo desde el primer momento. No hubo discursos, anécdotas, ni prácticamente nada, salvo los obligados "muchas gracias" y "buenas noches". El show se desarrolló de una forma casi frenética, prácticamente sin pausas entre tema y tema, "palo y a la bolsa". Los músicos se movían de aquí para allá agitando sus instrumentos y ejecutando las viejas coreografías como se ven en los entrañables videos de los años ´80.
El sonido era de una nitidez asombrosa, parecía un CD. La guitarra del virtuoso Wolf Hoffmann se complementaba perfectamente con la de Hermann Frank, quien se mantuvo discretamente en un segundo plano durante casi todo el concierto. La gran revelación (o no, para quienes ya habían presenciado alguna vez en vivo a Accept) fue Peter Baltes, quizá el bajista más subestimado de la historia del Metal. Sólo hay que observar lo que este hombre hace con su instrumento, por ejemplo en "Princess Of The Dawn" o "Teutonic Terror" para darse cuenta de que el bajo no es simplemente un instrumento de acompañamiento. Por su parte Stefan Schwartzmann, un baterista de gran trayectoria en el Metal alemán, hizo lo suyo con gran firmeza, manteniendo el ritmo incansablemente en los temas a medio tiempo, y dándole todo el poder a las piezas aceleradas. Su batería me recordaba a la de Chris Slade, el pelado que supo tener AC/DC, ya que tenía dos "chanchas" armadas a los costados, en posición elevada.
La lista de temas no podría haber sido mejor, no sólo presentaron material de su actual etapa, sino que más allá de los obvios e ineludibles clásicos ("Balls to the Wall", "Princess of the Dawn", etc) buscaron en su discografía alguna de esas joyas perdidas que uno piensa que nunca más van a tocar en vivo, como "Bulletproof", "Monsteman" o "Aiming High".

De más está decir que el público cantó todos y cada uno de los temas. Por supuesto que la banda es una de las que tiene los estribillos más coreables del Metal. Ya sea "Breaker", "Stalingrad", "Metal Heart", la respuesta siempre fue puño en alto, de pogo y cabezas agitadas.
El momento humorístico se vivió con "Fast As a Shark", donde el combo utilizó como intro la vieja polka que abría el disco y anticipaba dicho tema. La gente empezo a cantar esa graciosa melodía e incluso algunos improvisaron un extraño baile, hasta que la púa rayando el disco (los que saben entienden de lo que hablo) y el grito de Mike los devolvió a la realidad.
Finalmente el riff de "Balls To The Wall", quizá el más poderoso del mundo, nos indicaba que el concierto estaba llegando a su fin, luego de dos intensas horas de puro Heavy Metal.
Realmente una de las visitas del año la de esta legendaria agrupación alemana que hace un tiempo decidió volver al ruedo y esperemos que sea por muchos años mas.
Agradecimientos a Marcela Scorca y toda la gente de Icarus Music, por su eterna gentileza!

Comentario y fotos: Santiago Bennasar, para OXIDO.-

Lista de temas
Hung, Drawn and Quartered
Hellfire
Restless and Wild
Losers and Winners
Stalingrad
Breaker
Bucket Full of Hate
Monsterman
Shadow Soldiers
Neon Nights
Bulletproof
Aiming High
Princess of the Dawn
Up to the Limit
No Shelter
Pandemic
Fast as a Shark
Bises:
Metal Heart
Teutonic Terror
Balls to the Wall
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario