Han leído nuestras coberturas:

martes, 19 de marzo de 2013

SONATA ARCTICA en El Teatro Flores, 16/3/2013


Cuando Sonata Arctica editó Ecliptica allá por 1999 fue una dosis de aire fresco a una escena powermetalera que ya empezaba a saturar. Los chicos venidos de Finlandia lo tenían todo: un cantante con una voz particular que no quería imitar a Michael Kiske, excelentes canciones con un muy buen balance entre lo melódico y lo agresivo, velocidad; guitarras que volaban y que sabían cuando bajar un cambio y sobre todo estribillos que podían hacer cantar hasta a una piedra. Ese era el secreto de Sonata. Los fabulosos estribillos.
Los discos siguientes no sólo se limitaron a repetir la fórmula del éxito sino que exploraban nuevos caminos. Además Sonata tenía una cierta actitud desprejuiciada en cuanto a su imagen, donde aparentemente no le importaban ni lucir como los más malos ni los más heavys ni como los más épicos. Pero siempre estaban los estribillos.

Sin embargo a partir del disco Unia las cosas cambiaron. Los estribillos gancheros dieron paso a algo más oscuro, denso, dramático, melancólico (¿alguien dijo Coldplay?) y que a mí en lo particular me pareció un tanto difícil de asimilar. También la alta velocidad, una característica distintiva de la banda dio paso a un medio tiempo constante que hace que discos como el mencionado, o The Days Of Grays me resulten arduos de escuchar. Sin embargo, tenía buenas referencias de la banda en vivo y con esto en mente (y con la esperanza de que dieran un repaso general a su discografía) me dirigí al Teatro Flores.

Llegué para presenciar completa la actuación de la última banda soporte: Numinis. Esta es una agrupación de Power Metal cuyas voces estaban a cargo una chica con estilo operístico. Toda vestida de negro, con cadenas y guantes sin dedos, la imagen de esta vocalista -Svetlana Lovcovs- rememoraba más a la de la Reina del Metal, Doro Pesch, que a Tarja Turunen. Hay que destacar que tiene muy buena voz, bien afinada y sin las exageraciones en las que suelen caer las cantantes de ese estilo. Entretuvieron al público, y pasaron el examen. Prueba de ello es que antes del último tema Svetlana preguntó el clásico "¿Quieren uno más?" y la respuesta fue un unánime "¡SÍ!". Una movida arriesgada, ya que el público, a momentos de presentarse la banda principal suele ser bastante intolerante. Hicieron tres covers, "I am Alive" de Helloween, "Crownless" de Nightwish y "Reach Out For The Light" de Avantasia.

A eso de las 21, el baterista Tommy Portimo salió a escena, siendo ovacionado. El resto de los músicos se ubicaban en sus puestos, lo que dio comienzo al show.
Este, como era de esperarse, incluyó mucho de su nuevo CD Stones Grow Her Name.
Arrancaron el recital con "Only The Broken Hearts (Make You Beautiful)" para luego hacer estallar al público con "Black Sheep", de su ya lejano segundo LP Silence. Creo que mucha gente comparte mi apreciación de que el "viejo Sonata" sonaba mejor, al menos al ver las reacciones del público con temas como "Replica" o "Full Moon". De todas formas, esto no significa que la gente haya recibido el nuevo material con frialdad. Todo lo contrario. Se notaba que el público conoce muy bien las nuevas canciones.
Personalmente debo reconocer que me aburrí algo durante el concierto. La etapa actual de Sonata me parece falta de fuerza y de garra, situación a la que no contribuyó el bajísimo volumen (casi imperceptible) de la guitarra. El resto del sonido tampoco fue bueno, realmente bastante pobre respecto a lo que suele ser El Teatro. La voz de Tony por momentos ni se escuchaba.

Por otro lado, prácticamente pasaron por alto dos grandes discos como Winterheart´s Guild y Reckoning Night, tocando sólo un tema de cada uno. Particularmente esperaba títulos como "Unopened", "Ain´t Your Fairytale" o "The Cage". Hoy Sonata, más que una banda de Power Metal es simplemente un grupo de rock a secas, con un pie muchas veces metido peligrosamente en el pop. Y realmente es un lástima, porque los músicos cuando quieren la rockean. Así lo demostraron cuando medio improvisaron un blues con una letra que decía algo así como "We want some more?" y "Tony shut the fuck up!".
♪ 
En el lado positivo podemos destacar el nulo uso de pistas, que Tony Kakko mantiene un muy buen nivel, y la solidez del resto de los músicos (sobre todo del tecladista Henrik Klingenberg).
Con "Don´t Say A Word" seguido del ya tradicional "Hava Nagila" con la letra cambiada reclamando vodka, el concierto llegó a su final cumpliendo los noventa minutos reglamentarios sin entregar ni uno de más.
Lamentablemente me fui del Teatro sin las expectativas del todo cumplidas. Demasiado material nuevo (casi la mitad del concierto), sonido pobre y un recital de corta duración fueron elementos destacables de una noche, que si bien no fue olvidable, no fue lo que esperaba.

SETLIST
Only the Broken Hearts (Make You Beautiful)
Black Sheep
Alone In Heaven
Shitload of Money
The Gun
The Day
I Have a Right
Broken
Paid in Full
Solo de Guitarra
The Last Amazing Grays
Tallulah
Losing My Insanity
Solo de teclado
FullMoon
Replica
Cinderblox
Don't Say a Word
Hava Nagila (Vodka)


Muchas gracias a Cristian Carcagno, responsable de la productora NWM Productions, por su gran gentileza para con nuestro medio.

Comentario e imágenes: Santiago Bennasar, para OXIDO.-

2 comentarios:

  1. SANATA GASTRICA, LA TIPICA BANDITA SEMI POP ADORADA POR NENES QUE DICEN SER METALEROS PERO QUE SI LES PONES UN TEMA DE NAPALM DEATH HUYEN CON ASCO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y... A cada cual le gusta lo que le gusta, no...?

      Saludos, gracias por opinar.

      Eliminar