Han leído nuestras coberturas:

viernes, 28 de octubre de 2011

SAXON en El Teatro Flores: la leyenda del Metal británico!

Martes 25 de junio, 19:30 horas, Teatro Flores, Av. Rivadavia al 7800, barrio capitalino del mismo nombre, permanente cita de numerosas visitas metaleras internacionales. La que nos ocupa, SAXON, habían estado presentes en Argentina diecinueve años atrás! Y mucha gente estaba esperándolos desde entonces.

Al momento de ingresar, y luego de topar con varios amigos de la movida y conversar un par de palabras, nos acercamos al escenario donde Mathras, la penúltima banda invitada, acababa de comenzar su actuación. Mathras es un cuarteto de Heavy Metal tradicional, conformado por Gustavo Rubén en guitarra, Fernando Barreiro en bajo, Sergio Marti en batería y Martín Carriquiry en la voz. Habiendo podido apreciar varias composiciones de esta banda, llegamos a la rápida conclusión de que ha sido uno de los mejores teloneros que hemos podido ver en los últimos tiempos. Cultores de un Heavy Metal armónico, agradable y muy bien tocado, Mathras nos resultó una buenísima propuesta, siendo la primera vez que los veíamos en vivo. Nos gustó especialmente el trabajo de la dupla Rubén - Barreiro, aunque los cuatro músicos conforman un bloque compacto y muy parejo. El único punto en contra, a nuestro modesto entender, fué que desde algunos lugares del Teatro, la voz se escuchaba decididamente baja en los primeros temas, siendo este detalle corregido a partir de la mitad del set. Pulgares hacia arriba para este cuarteto nacional al cual esperamos ver de nuevo, pronto!

Luego de un rato de espera, y con la gente ingresando a buen ritmo en el lugar, ante más de quinientas personas se presentó la última agrupación invitada de la noche: Icaro. Hacía algunos años que no teníamos oportunidad de ver a estos muchachos oriundos de la zona sur del conurbano bonaerense; cultores del Heavy Metal más ortodoxo, tradicional y aguerrido. Icaro posee dos trabajos discográficos oficiales que ya tienen su tiempo, editados en 2001 y 2005. El setlist fué pasando por ambos álbumes, con temas como "Sin Temor", "Muriendo de Pié", "Como un Kamikaze" y los dos mejores (a nuestro juicio, claro está) títulos del quinteto: "Espíritu Guerrero" y "Muerte al Falso Metal", toda una declaración de principios. Icaro cuenta con un cantante carismático, muy respetuoso para con la gente, y dueño de una poderosa imagen metalera, Angel Vargas. En él radica la polenta y la escencia de Icaro, quienes lograron atraer a la audiencia con su propuesta, haciendo muy llevadero el momento y dejando incluso a los espectadores con ganas de seguir escuchándolos un rato más.

A las 21 en punto finalizó el tiempo de Icaro sobre el tablado, y el período de espera fue de los más cortos que tengamos memoria entre una banda internacional y sus soportes argentinos: a las 21:20 se apagaron las luces y comenzó la intro ambientada sobre un juego de luces a medio tono entre azules y grises, todo ello enmarcado en un enorme telón de fondo que mostraba una espada con una serpiente enroscada, más el grandioso logo de la banda principal: SAXON.

A diecinueve años de su anterior visita a Halley, la extinta disco de Avenida Corrientes, Biff Byford y los suyos dijeron recordar perfectamente aquél momento... Y las más de 1300 personas presentes en el lugar, recordaron que este emblema del Heavy Metal británico tardó casi dos décadas en volver a pisar suelo argentino, por lo cual se propusieron vivir a pleno este concierto casi histórico. El tipo de público? Tranquilo, con una edad promedio de más de treinta años, y varias chicas dando el presente. No los vimos, pero nos contaron que un grupete de imbéciles se tomó a trompadas cerca de la barra, pero al margen de ese episodio, el comportamiento de todos fué ejemplar.

Bueno, vamos al arranque del show, que vino de la mano de "Hammer of the Gods", el primer título de "Call to Arms", el más reciente CD de los británicos. Pegado a éste, seguiría "Heavy Metal Thunder", viejo clásico, y "Never Surrender", para conformar así una tripleta que dejaría sonoramente satisfechos a la horda de fanáticos. Derrochando simpatía y buen humor, estos primeros minutos de show habían sido suficientes para que el sexagenario Biff Byford se apoderase del corazón y los fervorosos aplausos de todos, por el resto de la noche.

Byford se encuentra en un estado, simplemente, excepcional. El hombre ya lleva seis décadas de vida, pero eso no le impide cantar a lo largo de más de dos horas, arengar, saltar más que jóvenes que tienen un tercio de sus años, transpirar la camiseta a morir, y regalar sonrisas por doquier. SAXON es él, el grandioso Biff, a esta altura uno de los mejores vocalistas del orbe. Reverencias para él, un frontman sencillamente maravilloso.

A su lado, sus coequipers no se quedan atrás: el otro miembro fundador de SAXON que todavía permanece en sus filas es el violero Paul Quinn. Muy tranquilo en el escenario, ensimismado en su instrumento, demostró su calidad con las seis cuerdas, aunque su fuerte no sea la comunicación con sus fans.
El siguiente integrante más antiguo es el veterano batero Nigel Glockler, una verdadera máquina tras los parches, en buen modo responsable del sonido característico que estos británicos poseen. El señor Glockler, que es quien más acusa el paso de los años en su aspecto -aunque ni mella le hayan hecho en su capacidad- dió cátedra de batería, allí detrás de esos anteojos espejados que no se quitó durante toda la noche.

El resto de la banda la conforman los dos miembros más jóvenes. Por un lado, el violero Doug Scarratt, ingresado a SAXON en 1995, el integrante más nuevo del combo. Sin duda alguna, un talentoso, más que Quinn. O al menos, con un perfil escénico más alto. Su performance fue muy destacada.
Y finalmente, el personaje más histriónico del quinteto, el bajista Nibbs Carter. Carter forma parte de SAXON desde 1988, cuando reemplazara a Paul Johnson, y es un auténtico motor sobre el escenario, que empuja a la banda hacia adelante no sólo por su innegable capacidad con las cuatro cuerdas, sino porque es quien se encarga de hacer lo que los demás (por una cuestión de edad) a veces no pueden: correr, evolucionar de un lado a otro, hacer un intenso headbanging, animar permanentemente al público. Y además de ello, se dió tiempo para entregar un corto e intenso solo. No es usual ver solos de bajo durante los conciertos, así que éste fue otro detalle especial.

Uno tras otro, fueron pasando los siguientes temas: "Chasing the Bullet", "Motorcycle Man", "Back in 79'", "And the Bands Played on", "Mists of Avalon", "Demon Sweeney Todd", "Call to Arms", "Dallas 1 p.m.", "Rock 'n' Roll Gipsy", "Rock the Nations", "Battle Cry", "When Doomsday Comes", "Denim & Leather" (una de sus composiciones de cabecera), "20000 Ft" y "Wheels of Steel"; para dar lugar luego a cuatro bises: "Crusader", "747 (Strangers in the Night)", "Power and the Glory" (gloriosamente poderosa!) y "Ride Like the Wind", un cover de Christopher Cross. Luego de algunos minutos regresarían para los bises finales, con dos de sus títulos más emblemáticos: "Strong Arm of the Law" y "Princess of the Night".
Como se puede apreciar, un extenso setlist (veinticuatro canciones, más los solos de Scarratt y Carter) que recorrió distintas épocas de la banda, haciendo algo de hincapié también en el nuevo material. Irreprochable, aunque personalmente me haya quedado con las ganas de escuchar "Call of the Wild", "Warrior" o "Waiting for the Night". Todo no se puede.

El público entregó todo su fervor -tal cual suele ocurrir por estos lares- a los artistas, quienes se mostraron muy agradecidos, mostrando sonrisas permanentes y prolongando durante varios minutos su despedida final, reverencias de por medio.

El sonido fue verdaderamente bueno a lo largo de los 130 minutos de show, y el juego de luces estuvo muy correcto también; al igual que los detalles organizativos, a cargo de la productora 4G.
Pasó SAXON nuevamente por Argentina, tantos años después. Ojalá no sea la última vez que los veamos, dado que bandas como ésta van quedando muy pocas... Sobre todo, que se mantengan en tan excelente estado siendo músicos ya veteranos. No en vano SAXON es "la leyenda del Metal británico", brillantes pioneros de una escena pilar dentro de la historia de la música que tanto amamos.

Muchas gracias a Lucía Chiarenza y a toda la gente de 4G Producciones, por su gran gentileza para con nosotros!

Videos del evento:
"Demon Sweeney Todd": http://www.youtube.com/watch?v=QntHbM9ZsJ4
"Denim & Leather": http://www.youtube.com/watch?v=ueUN4N3__6s
"Power and the Glory": http://www.youtube.com/watch?v=BXrwUvhK6NI
"Strong Arm of the Law": http://www.youtube.com/watch?v=a8Av-3eTLaM
"Princess of the Night": http://www.youtube.com/watch?v=JfUegNBEMKw

Comentarios, fotos y videos: Javier Parente, para OXIDO.-

5 comentarios:

  1. Muy buena la cobertura Sr Oxido, realmente fué tremendo ver después de 19 años al Sr Biff Byford, nuevamente al escenario con esa voz que dejó con la boca cerrada a más de uno a pesar de sus 6 décadas y por supuesto sus acompañantes, los dos guitarristas tremendos y el bajista con mucha adrenalina ya que fué el único que se movía con tanta fuerza revoleando la cabeza a la par del gran cantante, EXCELENTE!! para no olvidar.......saludos

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por vuestras palabras, Señora... :)

    ResponderEliminar
  3. Saxon: simplemente grandioso...

    ResponderEliminar
  4. MUY BUEN TRABAJO EN LA COBERTURA DEL EVENTO OXIDO QUIERO APROVECHAR ESPACIO PARA SALUDAR Y FELICITAR DESDE PICO TRUNCADO A MI AMIGO FERNANDO BARREIRO DE MATRAS Y A MAURO DE ICARO.

    ResponderEliminar
  5. Muchísimas gracias, Eva.

    Un gran saludo para vos!

    ResponderEliminar