Han leído nuestras coberturas:

miércoles, 12 de octubre de 2011

GUNS 'N' ROSES en Estadio Unico de La Plata, 8/10/2011



Desde que se confirmó que una vez más estarían por suelos argentinos, comenzó nuestro periplo para adquirir la entrada con mucha anticipación (en este tipo de shows de estadios, no hay pase de prensa para medios pequeños como el nuestro), la posterior ansiedad porque el día llegara pronto, organizar el viaje junto a otros fanáticos desde Chivilcoy hasta la ciudad de las diagonales, y todo lo que genera disfrutar de la banda y la compañía de los amigos. Hasta que todo llega.

Partimos desde Chivilcoy con una gran expectativa, y alrededor de las 18:20 hs., ya estábamos afuera del imponente Estadio Unico de La Plata (que dicho sea de paso, bien vale la pena conocerlo, es una moderna joya arquitectónica) esperando por esta nueva actuación del combo de Axl Rose en Argentina, o sea, los ultra archi famosos GUNS 'N' ROSES. En su formato de estos tiempos, claro está.

Al ingresar vimos que estaba sonando Utopia, una joven banda que no estaba mostrando cualidad alguna para estar tocando nada menos que como invitados de los GUNS. Realmente, enterarnos de quienes serían los actos soportes, fué otro mal trago similar al que vivimos con System Of A Down algunos días antes.

Así, tuvimos que soportar bodrios impresentables y extremadamente mediocres como La Mancha de Rolando y El Bordo, dos grupos que absolutamente nada tienen que ver con la historia ni el estilo de la banda principal. Organizadores, por favor... tiene sentido someter al público a ver a estos personajes de los cuales no se puede rescatar ni el más mínimo atisbo de calidad musical...?? Los mismos músicos, no se dan cuenta de que casi todos los espectadores se dedican a insultarlos y tan sólo aplauden a rabiar cuando anuncian que se van...?? Bandas como éstas no transmiten nada de nada, y honestamente, estamos bastante podridos de escuchar frases de ocasión tales como "Gracias por su respeto...". No nos cabe ninguna duda de que en Argentina hay muchas y mejores bandas que encajarían más adecuadamente para abrir el show de los GUNS 'N' ROSES, pero bueno... así son las cosas, vayamos a lo realmente importante.

El Estadio Unico de La Plata tiene capacidad, calculamos, para más de cincuenta mil almas, si de un concierto como éste se trata. Teniendo en cuenta que la disposición de las localidades V.I.P. achicó un poco dicho número, podemos estimar unas treinta mil personas presentes en el lugar.

El escenario, de gran porte, nos dejaba ver una escenografía que incluía la cara de un asiático a uno de los lados, y una mano inflable gigante del otro; además de dos telones pintados a cada lado, que mostraban los dibujos incluídos en el booklet del "Chinese Democracy".

Y llegó la hora del show. Decididos a volarnos la cabeza de entrada, el comienzo fue precisamente con "Chinese Democracy", pegada al gran clásico "Welcome to the Jungle" y después a "It's so Easy". O sea, un arranque devastador!

Obviamente, las grandes ovaciones, ya desde el puntapié inicial, fueron para Axl Rose, único sobreviviente de los años más gloriosos. El líder llevó adelante una correctísima actuación, sus cuerdas vocales respondieron en amplia forma, y aún mantiene esa vieja escencia de fines de los 80's, pero con muestras en su imagen de que los años no vienen solos... Igualmente, en lo artístico, el análisis del frontman arroja un saldo muy positivo.

A nuestro gusto personal, los guitarristas también cumplieron performances ampliamente destacables. Tanto en sus imágenes como en sus respectivas labores en las seis cuerdas. DJ Ashba enganchó su solo a "Sweet Child O'Mine", simplemente espectacular! Y Bumblefoot nos regaló el suyo interpretando la célebre melodía de La Pantera Rosa, otro que la rompió...

La base, compuesta por el baterista Frank Ferrer y por el bajista Tommy Stimson, fue fundamental para redondear una actuación contundente de la banda. Los tecladistas Dizzy Reed -el único viejo conocido de la historia, además de Axl- y Chris Pittman aportaron arreglos y fuerte colorido sonoro al espectáculo. Hubo muchísimos aplausos para Dizzy tras su solo de piano; mientras preparaban el mismo, comenzaron a tocar el gran himno de Pink Floyd "Another Brick in the Wall", durante el cual Axl se sentó en el piano y cantó una parte. Este pasaje fue un grato momento del concierto, al cual siguió la gran balada "November Rain".

Hubo tiempo para una versión acústica de "Don't Cry", como asimismo para recorrer grandes hits de su trayectoria como "Nightrain", "You Could be Mine" (con la visión de un arma gigante girando de fondo), "Live and Let Die", "Knocking on Heaven's Door", etc.. Para que todo concluyera con otro de los mega clásicos de la banda, "Paradise City".

Resumiendo, fueron casi dos horas y media de show; que incluyeron explosiones, fuego, lluvia de papeles, cinco pantallas gigantes con imágenes bien nítidas, gran juego de luces, más los aportes artísticos individuales de cada músico. Todos intercambiamos críticas muy positivas mientras volvíamos a casa, descartando los comentarios negativos que habíamos oído en los días previos. Una vez más, la mejor enseñanza es comprobar todo uno mismo, en vivo y en directo...

Comentó: Ignacio Parini, para OXIDO.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario