Han leído nuestras coberturas:

viernes, 14 de octubre de 2011

BRING ME THE HORIZON en El Teatro Flores, 13/10/2011



"Circle Pit", "Crowd Surfing", "Wall of Death", "Floorpunch"; el nuevo lenguaje corporal que reemplaza al obsoleto "pogo, mosh y slam". Expansores, camisas a cuadros, peinados lamidas de vaca; nuevos atuendos y nuevos códigos para la misma pasión por la música.
.
Bring me The Horizon (BMTH) son uno de los más fieles representantes de los descendientes de la "generación X". La generación de los Smartphones, de los BlackBerrys, de la hipertecnología y de la hipercomunicación. Por eso no es de extrañar que casi mil chicos (con un acotado rango de edades entre púberes y adolescentes) se hayan agolpado en El Teatro Flores para ver a sus ídolos.
.
Que este cronista se haya enterado de la existencia de esta banda hace escasas dos semanas, habla a las claras no sólo de que no está en la "pomada", sino que además tiene los ojos (y los oídos) cerrados a ese género que llaman "screamo", pero que pega con fuerza en millones de chicos de todo el mundo.
.
El hecho de ser ingleses y haber debutado con un respetable disco de deathcore puso a Bring Me the Horizon como una de las promesas del metal moderno mundial; sin embargo todo explotó cuando giraron el timón y apuntaron su proa hacia el mercado americano, mutando su sonido hacia un clásico metalcore con fuertes dosis de gritos, riffs entrecortados, mucha histeria y acné adolescente. Pero hay un nombre que es clave en BMTH y es el de Oliver Sykes, gritador y galancito a partes iguales; su magnetismo va mucho más allá de volver loca a la platea femenina. Un mozalbete con innegable carisma disfrazado de timidez. Cuesta entender como caben tantos tatuajes en ese escuálido cuerpo, pero eso es harina de otro costal.
.
Para amenizar la espera de ese jueves 13 de octubre, estuvieron los chicos de Coralies, Armonia y Desierto. No alcanzamos a ver los primeros, y la segunda banda suponemos que se trataba de Coralies, ya que nunca los escuchamos presentarse. Sin embargo su propuesta de metal alternativo / deathcore sonó más que decente. Mucha velocidad, riffs filosos y melódicos, por momentos parecía una banda de death metal, por su brutalidad. Bien por ellos.
.
Mención aparte para los chicos de Desierto, una banda con un componente más rockero y melódico que la anterior, pero no por eso con menos fuerza; su cantante Spike derrochó personalidad arriba del escenario. Presentaron un flamante EP y descargaron varias de esas muy buenas canciones ante un público expectante, y nos dejaron su hit "Hollywood" tatuado en la memoria (genial estribillo).
.
Puntualmente a las 21:30, tras una breve espera, y bajo un griterío ensordecedor, BMTH salía escena, con un Oli Sykes sobre la baranda del escenario, estallando con los primeros gritos de "Diamonds Aren't Forever" que enloqueció (literalmente) a la concurrencia.
.
La banda suena ajustada, caótica pero precisa, hiperkinética, movediza, pesada. La escena del quinteto se basa en nunca permanecer en el mismo lugar, siempre saltando o arengando. Perdí la cuenta las veces que Oli dijo la palabra "fuck" y gritó "Argentinaaaa". Paradójicamente, entre tema y tema estuvo demasiado callado.
.
Frente al escenario se vivía lo mismo que en el escenario pero multiplicado por mil, todo supervisado por el bueno de Oli que dirigía a su antojo la dinámica del pogo y daba instrucciones para organizar un "circle pit" o el famoso "muro de la muerte", a lo que el respetable obedecía con devoción. El resto del público se divertía filmando y sacando fotos con sus "smartphones" de última generación (en un momento mi humilde Nokia 1100 se sintió avergonzado, se hundió en mi bolsillo y ya no quiso salir).
.
En total, poco más de 75 minutos fue lo que duró el show con el bis incluído. Catorce canciones en total. Corto, pero contundente y pasado de energía. Las sonrisas de los presentes delataban que la habían pasado más que bien.
.
Cuesta comprender fenómenos como BMTH, banda relativamente nueva, con solo tres discos (uno recién salido) con tal poder de convocatoria y fanatismo. Esto fue un concierto de música pesada, sin lugar a dudas, pero no como lo entendería un fan ortodoxo del metal. Aquí hay sin dudas un quiebre generacional, esto es una evolución conjuntamente con una fusión integradora de estilos, donde conviven sin inmutarse el hardcore, el nu metal, el death metal, el post-rock y un sin fín de ridículos rótulos. El no apreciarlo es no entenderlo, y no entenderlo nos ubica irremediablemente en la vereda de enfrente, del lado de los viejos. Pero no se preocupe señor papá o mamá rockero/a, el jueves sus hijos tenían dos opciones: o BMTH o Justin Bieber.... Me parece que sus niños estuvieron en el lugar correcto.

Setlist

Diamonds Aren't Forever 
Alligator Blood 
Fuck 
Sleep With One Eye Open 
Off the Heezay 
Football Season is Over 
The Sadness Will Never End 
Suicide Season 
Blessed with a Curse 
Anthem 
It Never Ends 
No Need for Introductions, I've Read About Girls Like You on the Backs of Toilet Doors
(outro)
Chelsea Smile 

Encore:
Pray for Plagues

Video de "Diamonds Aren't Forever": http://www.youtube.com/watch?v=zyJoblKmDUE
 
Comentó: Alien, para OXIDO.-

5 comentarios:

  1. Me parece que estoy ubicado irremediablemente en la vereda de los viejos...

    ResponderEliminar
  2. Jajajajajaj... Los años pasan... para todos.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  3. sonm genial!!!!!!! asking es puto

    ResponderEliminar
  4. comanse miverga hijos de puta son unos pendejos chupoen mi pene!!!

    ResponderEliminar