Han leído nuestras coberturas:

domingo, 1 de diciembre de 2013

ARKONA en The Roxy Live Bar, 26 de noviembre de 2013


Masha Scream, líder con gran actitud
Por cuestiones personales, nos habíamos quedado con las ganas de ver a los rusos ARKONA en su primera visita a Buenos Aires, exactamente un año y medio atrás. Por ese motivo, e impulsados por el interés que nos despertaba esta sanguínea banda oriunda de Moscú -personalmente, la primera que veo en vivo, proveniente de aquéllas tierras-, nos dirigimos este martes lluvioso al reducto de Palermo, el Roxy Live Bar.

Einher Skald
Los encargados de la organización fueron los muy eficaces NWM Productions, y hubo tres grupos argentinos invitados para la ocasión. Al primero de ellos, Zrymgoll, no lo vimos porque aún no habíamos arribado al antro cuando tocaron. Llegamos cuando recién iniciaban su actuación los segundos, Einher Skald. Era la primera vez que los veía, aunque algún compañero de radio ya los había podido apreciar en otros eventos, y le habían gustado mucho. A mí también, mezclan algo de Folk Metal con otros estilos más brutales, con vocalizaciones que por momentos abordan el Death Metal. El vocalista responde al nombre de Wulfgar Walthari, y además de cantar, toca el violín en algunos pasajes. Los músicos se relacionan muy bien con la gente, compartiendo incluso algunas bromas. A los presentes les gustó la propuesta, se nota que muchos ya los conocen bastante bien.

Cernunnos
En tercer término aparecieron sobre las tablas los integrantes de Cernunnos, la última agrupación telonera. Esto es un septeto, más volcado al Folk que sus predecesores; de hecho su propuesta es mucho menos extrema. Ataviados con ropajes a tono con la música, entretuvieron muy bien a los que esperaban a la banda principal. El cantante se llama Martín Noe, ex Lord Kraven. Fue el encargado de dialogar con la gente, que también les brindó su apoyo. Cuentan inclusive con una flautista / gaitera, Florencia Germano. Otra interesante propuesta nacional, para acompañar en esta noche de Folk Pagano.

Los rusos salieron a arrasar desde el primer acorde
No hubo que esperar demasiado para poder apreciar al número central de la velada. Ante un Roxy lleno, los nativos de Moscú aparecieron sobre el escenario pasadas las 21 horas, dispuestos a demostrar el porqué de su crecimiento en los últimos tiempos, en los cuales pasaron de ser unos virtuales desconocidos, a una banda que es sinónimo de calidad y de visceralidad dentro del panorama del Metal internacional.

Vlad Sokolov & Masha Scream
No pasó ni medio tema que ya nos habíamos percatado de cómo venía la mano: ARKONA sale a arrasar las pelucas, de entrada y sin respiro. La adrenalina y poder que emana del tablado impactó de lleno en las caras (y oídos) de los fanáticos, cual trompazo de noqueador. Y así siguió a lo largo de los ochenta minutos (escasos? Y sí, nos quedamos con ganas de más, eso es muy bueno!) que duró su performance.

Esta chica, María Arkhipova, también conocida como Masha Scream, es algo muy serio, créanme. Hemos visto a muchas cantantes femeninas dentro del Metal, pero poquitas que hagan semejante alarde de energía como la líder de ARKONA. Amparada en sus jóvenes treinta años, María no se detiene ni un segundo en su misión de desparramar cráneos que vayan y se estrellen contra la pared del fondo. No tiene una súper voz, pero es inigualable en cuanto a actitud. Y lo que tiene, lo usa muy bien. Tanto en las partes donde vocaliza limpiamente, como en los growls. Canta muy bien, Masha. E impacta mejor.

Sergey Atrashkevich
Los otros integrantes son su esposo Sergey Atrashkevich (mejor digámosle "Lazar") en guitarra, otro gran responsable del poder sónico de ARKONA, quien además ayuda un poco a su media naranja en las arengas al público; el recién ingresado Vladimir Reshetnikov en gaitas, flautas y otros símiles; más la base conformada por los pétreos Vlad Sokolov (batería; el hombre no sonríe ni a palos, pero es un verdadero motor tras los parches) y Ruslan Rosomakherov en bajo, a quien tampoco se le escapó una mueca en toda la velada.

Una banda caliente, aunque provengan de Rusia
No fueron muchos los títulos: unos quince, desparramados en ochenta minutos de show. Casi sin respiro; si bien pararon por un momento, la atmósfera con la gente jamás se cortó. Los que más nos gustaron, dentro de un setlist parejísimo, fueron "Ot Serdtsa k Nebu", "Pamiat", "Slav'sja Rus!", "Arkona", "Stenka Na Stenku" (el máximo hit?), "Yarilo" (el segundo máximo hit?) y "Kupala i Kostroma", el tema de cierre. Casi todas las composiciones pertenecen a los tres últimos álbumes de estudio del combo ruso (2007, 2009 y 2011). Y si bien nos quedamos con deseos de que continuaran, aquí cabe el viejo refrán "lo bueno, si breve, dos veces bueno".

El público argentino ayudó a que la noche fuese una fiesta
Fue entusiasta (muy) la participación de los presentes, festejando y vitoreando a los artistas de principio a fin. Y por más rusos que sean, seguro eso debe haber provocado amplia satisfacción en los corazones de María & Cía.. Y lo que es mejor, todo en un marco de amplio respeto.

Excelente la organización de la productora NWM Productions, quienes no paran de crecer desde que iniciaron sus actividades artísticas. Y nuestro agradecimiento es por partida doble, para Cristian Carcagno y para Gabriela Sisti.

Feria de productos artesanales
No nos cabe duda de que habrá más shows de ARKONA en Buenos Aires; primero por la muy buena concurrencia al evento; segundo porque los músicos han de haberse llevado una gratísima impresión de nuestra gente; y finalmente porque la movida nacional del Folk Metal continúa aumentando y progresando. Buena prueba de ello es la feria de productos medievales que se instaló dentro del Roxy, además del puesto de Del Imaginario con discos y remeras.

Enhorabuena, y felicitaciones para todos los involucrados!




Comentario: Silvia Pink.-
Fotos y videos: Javier Parente, para OXIDO.-
    

2 comentarios:

  1. Excelente nota! Y un gran show!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, y por dejar tu opinión! :)

      Eliminar