Han leído nuestras coberturas:

martes, 31 de julio de 2012

AT THE GATES en El Teatro Flores, 28/7/2012


A principios de los años 90 el Death Metal daba indicios de afianzarse como una música redituable en términos comerciales (ciertas multinacionales ajenas al Metal pugnaban por firmar contratos con bandas del estilo), mientras algunas agrupaciones hijas de las primigenias, experimentaban con nuevos sonidos y distintas modalidades de ejecución de los instrumentos musicales utilizados. Músicos como el genial Mike Amott o Anders Fridén; y agrupaciones como In Flames, Dark Tranquillity o At The Gates, implantaron en el Death Metal partes melódicas entremezcladas con machaques próximos al Heavy, nutridos de furia Thrash. Esta nueva cacofonía fue bautizada con el nombre de “Sonido Gothemburg”, haciendo alusión a la ciudad de donde eran oriundas las agrupaciones antes mencionadas.

El disco emblema que representa a este estilo para el imaginario popular metalero es “Slaughter of the Soul”, de At The Gates. Finalmente, no sin antes algunas reuniones y separaciones, los liderados por Anders Björler hacían su presentación por primera vez en Argentina con la consigna de ejecutar este disco, editado allá por noviembre de 1995.

Para esta ocasión las bandas invitadas fueron Esquizofrenia, Alma Matter, Draconis y Frater.
A nuestro arribo a las 19:30 hs., daba inicio a su presentación Alma Matter. En una primera escucha sorprendieron con su sonido pesado y crudo. Con el correr del set quedaba en evidencia el contenido de un amplio abanico creativo.
Liderados por su guitarrista, líder y fundador Elvio Pizzula, el trío logró engancharnos con un frenesí de machaques al mejor estilo Dissection, complementado con melodías de corte maidenescas. En los desempeños individuales, destacamos las labores del guitarrista y su baterista, ambos responsables directos del alto contenido de agresividad de la propuesta.
Luego de veinticinco minutos de actuación cerraron con una particular y acertada versión de “The Tropper” de Iron Maiden.

La grilla continuó con Draconis (oriundos de Rio Gallegos) y Frater. Sea por lo que fuera, ambas bandas no terminaron de sonar siquiera decentemente para llevar adelante una descripción objetiva de sus actuaciones.

A las 21:55 y ante unas 850 personas, At The Gates inicia lo suyo con “Slaughter of the Soul”, siguiendo con “Cold”. Aunque el setlist recorrió toda la discografía de la banda, este hizo hincapié en "Slaughter of the Soul". Nadie podría negar que las piezas que integran “The Red in the Sky is Ours” o “With Fear I Kiss the Burning Darkness” poseen un alto nivel creativo y compositivo; sin embargo, y a la luz de los hechos, la performance del último larga duración en el directo es inmejorable, así lo vivieron los suecos y el público. Temas como “Windows” o “Forever Blind” eran la excusa para recuperar fuerzas que luego serían dilapidadas en la próxima pieza perteneciente al disco emblema.

El sonido se mostró como una pared sin fisuras, empujado por un volumen que no dió concesiones a la hora de caer una y otra vez sobre nuestras cabezas.

El cantante Tomas Lindberg fue el encargado de dialogar con el público. A los pocos minutos “Tompa” y el público… un solo corazón. Los demás músicos en un principio mantuvieron distancia con los espectadores, con el correr del evento pudieron soltarse gracias a la entrega de los presentes. A modo de ejemplo, una vez concluído el espectáculo la banda se hizo tomar varias fotos con la gente de fondo, e incluso terminado el show, parte de los músicos se quedó sobre el escenario agradeciendo (nada mal, por ser suecos de pura cepa).

En cuanto a los desempeños individuales, “Tompa” Lindberg, poseedor de un carisma natural, pudo mantener nuestra atención sobre su agresiva voz hasta el último instante; el experimentado baterista Adrian Erlandsson (ex Cradle of Filth, actual Paradise Lost) llevó una noche sin sobresaltos, la misma suerte corrió para los guitarristas Martin Larsson y Anders Björler, y el bajista Jonas Björler. En At The Gates algo está claro: el todo es mucho más que la suma de las partes.

Luego de ochenta minutos de espectáculo de alto vuelo, los nórdicos cerraron con “Blinded by Fear” y "Kingdom Gone” como bises.

Cómo sonaron esas guitarras! Cómo sonó esa voz! Cómo sonaron las piezas de “Slaughter of the Soul”! En resumen: Cómo sonó At The Gates! Acaso quedó alguna duda? De existir tal cosa, se puede más que eso? Ensayando una respuesta bajo contexto: poco probable.

Pasaron casi diesisiete años de la edición del disco insignia del movimiento. La espera fue mucha, las expectativas otras tantas y las esperanzas de una visita eran remotas. Para los que tuvimos la dicha de asistir, seguramente este evento quedará enquistado en nuestra memoria. Más allá de cualquier fanatismo banal o inconformismo crónico, lo de At The Gates el pasado sábado 28 de julio fue EXCELENTE.

Mil gracias a Marcela Scorca y a toda la gente de la productora Icarus Music, por su permanente buena voluntad para con nuestro medio!

Comentario e imágenes: José María Aicardo, para OXIDO.-

13 comentarios:

  1. buenisima la cronica!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias en nombre de nuestro cronista... Saludos!

      Eliminar
  2. Bien la reseña. Eso sí: la primer foto no favorece para nada a la banda. Parece un cantante de reggaeatón XD
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! En cuanto a lo de la foto... y bueno, la foto muestra lo que se ve, jajaj...

      Eliminar
  3. Master, el sonido del death sueco se origina antes con bandas como nihilist, carnage, despues entombed, dismember, unleashed, etc, etc, etc.... dark tranquility e in flames vienen despues.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Hola!
      Atento a tu reflexión, te comento que la crónica tiene como objeto situar al lector en un contexto y no desarrollar la historia completa del Death Metal, lo cual nos llevaría inevitablemente hasta Morbid Angel y Napalm Death y no es lo que buscamos.
      Yendo a tu inquietud puntual, a mi humilde entender Nihilist, Carnage, Dismemeber, Unleashed son parte de la evolución del Death Metal, seguro han colaborado en la creación del "Sonido Gotemburg", pero no creo que sean referencia de éste particular sonido. Sigo pensando que In Flames, Dark Tranquillity y At the Gates si lo son.
      Cuando etiquetamos la música puede ocurrir este cruce de opiniones, de cualquier manera entiendo que es de suma utilidad a la hora dar una idea, solo eso, una idea.

      Gracias por participar.

      Saludos

      Eliminar
  4. Es un comentario nomas, he! La cobertura que haces siempre es genial! Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien ahí aportando divergencias sin agredir, algo que pocos pueden hacer. Fijate nomás que más abajo hay alguien que tilda de sordo al comentarista simplemente porque no le gusta la misma banda que a él.

      Saludos!

      Eliminar
  5. El que hizo esta critica es sordo no???
    Draconis sono muy bien,es mas,a la salida del recital,el sonidista del lugar lo felicito al de la banda x el trabajo q hizo.
    A mi como publico me gustaron ambas bandas,sobre todo Draconis.

    Lucas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, Lucas. No es sordo. Tiene un punto de vista diferente al tuyo, nomás.

      Gracias por escribir, saludos.

      Eliminar