Han leído nuestras coberturas:

miércoles, 4 de abril de 2012

OPETH en El Teatro Flores: la sinfonía incompleta



OPETH "La sinfonía incompleta"

Hermosa noche la del sábado pasado para acudir al Teatro Flores, en esta ocasión para la segunda presentación en el país de los Death/Progresivos OPETH. Otrora aquella vez en 2009 cuando se presentaban en The End.

Al llegar, a las aproximadamente 19:30, fuimos hacia las alturas del Teatro, para tener un buen panorama de la situación. La gente estaba acomodándose, en ese momento el lugar contaba con dos tercios de ocupación.

No tardó mucho en aparecer la primer y única banda soporte de la noche, los resucitados Presto Vivace.
Hacía tiempo que no se los veía en la escena; más también, el Despa, vocalista de la banda, dejó en claro que por problemas de salud de un miembro del combo, habían dejado las tablas por casi año y medio.
Obviamente que es LA banda para telonear a OPETH; en este caso, no pareció que hayan estado sin actividad por tanto tiempo: el profesionalismo y nivel musical de esta agrupación es alto. Y no solo eso, sino que la técnica es increible al momento de hacer Metal Progresivo Melódico, por así decirlo. Presto Vivace se completa con Martín Magliano en batería, Agustín Pinto en la guitarra y el carismático Marcelo Perez Schneider en las cuatro cuerdas, que estaba siempre atento a la gente, e interactuaba constantemente. 
Presentaron varios temas de sus producciones discográficas, llegando a un final un poco apurado; como siempre cerrando el telón en los últimos acordes... De alguna forma opaca ese final, lo que la banda quiere transmitir, ni siquiera un saludo de despedida. Pero pese a ello, Despa asomó por un costado y saludó a la gente que respondió con aplausos, muy conforme con la actuación.

Imagino que la urgencia era de la banda principal, no pasaron mas de veinte minutos, el reloj marcaba casi las 20:50 en el instante en que las luces se apagaron... paréntesis... Hacía mucho que un acto central, no comenzaba a tocar sino hasta las 21:30 hs.; inclusive últimamente a las 22, pero bueno... bienvenida sea la idea de arrancar a ese horario, se puede volver temprano a casa. Sigamos...
.
Las luces se apagaron, y comenzó la intro y arranque de "The Devil's Orchard", corte del aclamado "Heritage". Subieron los músicos, y por último el gran Mikael Åkerfeldt luciendo su remera roja, pantalon oxford y... bigotes! Bueno, asi se veía la expresión en la gente, hasta un cartelito que se divisaba con la leyenda/sigla ICorazón negro (cartas)(bigote)... lo cual era gracioso, y a lo que Mikael comentó en un momento haciendo gala y chiste de su nueva apariencia...
.
Siguió otra de las composiciones de "Heritage": "I Feel the Dark" , y ya después el alivio de un clásico: "Face of Melinda".
Personalmente el último trabajo, el referido "Heritage", no me gustó demasiado, no lo vi al nivel de OPETH como fusión, mejor dicho, como la única fusión que logra una banda entre lo clásico y el Metal. Tal vez sea porque en este trabajo el grupo buscó un poco más el sonido progresivo más elaborado a nivel compositivo, dejando de lado el extremo habitual que venían trayendo. De hecho ya en "Watershed", el sonido y la composición se percibía que habían cambiado. 
De hecho me preocupó en un momento, ya habiéndose tocado seis canciones, que no apareciesen las voces guturales, pero no, salieron a escena...
.
El Teatro estaba lleno, no apretados, con espacio, lugar suficiente para armar una rueda de pogo en el playón del lugar. Åkerfeldt no dejaba de hablar y bromear con la gente, fiel a su estilo, y no dejaba de dirigirse a su bajista, el uruguayo Martín Mendez, que recibía el afecto de la gente al grito de "uruguayo... uruguayo...". La banda la completaron el guitarrista Fredrik Akesson, el baterista Martin Axerot, y el nuevo tecladista Joakim Svalberg.
.
Tocaron por alrededor de una hora cuarenta, el tiempo pareció pasar rápido, teniendo en cuenta que las canciones de OPETH son extensas, no hay mucho setlist desarrollado. Y aquí viene un poco el reproche personal, fui con la idea de escuchar algunos clásicos incunables de los escandinavos, o sea "The Lepper Affinity", "The Moor", "The Lotus Eater", ó la oscura "Blackwater Park". Pues bueno, nada de esto ocurrió. Los temas se basaron mucho en el "Heritage" y en los últimos trabajos. Al menos el último, el bis, la despedida, fue una soberbia "Deliverance" que un poco me entusiasmó.
Obviamente que OPETH es garantía absoluta, sonido casi perfecto. Algunos decían que estaba un poco bajo, pero no me pareció, creo que sonó acorde al lugar, El Teatro es un magnífico recinto, y salvo por problemas de calibración o ecualización es raro que una banda suene mal.

Para las 22:40 ya todo había terminado.

El setlist fué el siguiente:

-The Devil's Orchard 
-I Feel the Dark 
-Face of Melinda 
-Slither 
-Windowpane 
-Burden 
-The Lines in My Hand 
-Folklore 
-Heir Apparent 
-The Grand Conjuration 
-The Drapery Falls
bis
-Deliverance

Una vez más, gracias a la gente de Icarus Music, especialmente a su encargada de prensa, Marcela Scorca.

Comentario y fotografías: Luis DiSanti, para OXIDO.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario