Han leído nuestras coberturas:

jueves, 28 de octubre de 2010

HALFORD: El Dios del Metal hizo explotar Flores



El Dios del Metal hizo explotar Flores!

El miércoles 27 de octubre fue un día de idas y venidas para muchos. Todo estuvo tan parado como un primero de enero, se realizó el censo nacional, y falleció un ex-Presidente. Unas dos mil almas también vimos al Dios del Heavy Metal en vivo.

Tras escuchar los comentarios de varios allegados que habían ido al primer show de ROB HALFORD –el mismo individuo que exactamente hace treinta años editó el glorioso "British Steel" junto a Judas Priest–, llegué al local de Avenida Rivadavia con grandes expectativas. Habiendo lanzado un gran disco hace menos de un mes, y teniendo una carrera más que amplia de la cual seleccionar su repertorio, estaba seguro que no podía fallar.

Por otro lado, influían mucho mis vivencias personales, ya que la primer banda de Heavy Metal que vi en vivo en mi vida fue Judas Priest, y sin duda, una de las que me llevaron a elegir este camino musical que sigo hoy en día.

Cuando llegamos estaba abriendo su set la primer agrupación invitada, Metal Anger, oriundos de Bahia Blanca, quienes cumplieron una gran performance. Destaco el cover del clásico de Judas, "Painkiller", con una voz que nos voló la cabeza a todos y superó toda expectativa.

Después vino Mastifal, grupo del que -por gustos personales- no creo que mi comentario valga mucho más que acotar que sonaron muy bien, y que el agite entre el público era más que notable.

Alrededor de las 22:20 hs. se bajaron las luces, y salió la banda estelar al escenario, a excepción del cantante al que todos fuimos a ver; y comenzó a sonar la introducción del ya mítico "Resurrection". Acto seguido, aparece el Metal God luciendo una gran campera, casi un sobretodo de cuero; y comienza a largar esas notas que tanto esperábamos. El Teatro se encontraba en un 80% lleno, la proporción justa diría yo, ya que había lugar cerca del escenario para todos los gustos: para el que la agita, para el que mira los recitales parado, y para el que salta un poco. De corrido fueron los primeros tres temas: el referido "Resurrection", "Made in Hell" y "Locked and Loaded".

Acto seguido presentó "Drop Out" y habló del fallecimiento de Néstor Kirchner, y de que él estaba aquí para divertirnos. También se explayó un poco acerca de su último lanzamiento, y continuó con el homónimo "Made of Metal", al que le siguieron "Undisputed", el clásico de Fight (proyecto personal con una onda a lo Pantera surgido después de que dejó Judas Priest en la década del 90') "Nailed to the Gun", "Golgotha" y el cuasi powermetalero "Fire and Ice".

Ya en la segunda mitad del show, la voz del público se hizo sentir y se escucharon los primeros tres clásicos de Judas Priest de la noche: "The Green Manalishi", "Diamonds and Rust" (sorprendentemente la versión Heavy que se puede escuchar en los primeros discos de Judas) y "Jawbreaker".

Ya promediando el final de la noche, la banda atacó con "Cyberworld", con la previa introducción del pelado comentando su eterno odio a internet; y luego prosiguió con dos de los mejores cortes de su último trabajo: "Like There’s no Tomorrow" y "Thunder and Lightning". Apenas terminaron, aparecieron los plomos, que comenzaron a retirar los setlists y simular que desarmaban la batería y algunos amplis.

Los músicos se hicieron esperar cinco minutos, en los que la gente estuvo un tanto más callada que en el resto del espectáculo, y regresaron. El batero tenía la camiseta argentina, HALFORD con una bandera que exhibió delante de todos, mientras que Metal Mike y Roy Z colgaron las suyas de los amplificadores.

Retomaron con "Heart of a Lion", título que no sabría a cuál banda acreditarlo, porque apareció en varias ediciones de Judas Priest. El cierre del show se realizó con "Saviour", gran canción del álbum que marcó el retorno del Dios del Metal al estilo que él mismo contribuyera a inventar, tras un controversial registro con la agrupación 2wo.

El evento estuvo a la altura de lo esperable y aún más. HALFORD pisó Flores y las cabezas volaron.
Si bien se notaba que el show seguía un guíón, los músicos tuvieron una actitud de espontaneidad remarcable. Muchos de los allí presentes seguramente coincidirían conmigo en que hubo dos figuras anoche: una de ellas el ya nombrado ROB, y la otra fue el histórico productor Roy Z, quien nos deleitaba con cada nota de cada solo, y conformaba una gran dupla con Metal Mike, quienes por momentos nos hacían recordar al famoso dúo de violas de Judas Priest.

Además de la gran performance de todos los involucrados, me gustaría destacar el buen ambiente que había en el recinto, y la cantidad de caras conocidas que se vieron anoche. El recital de HALFORD del 27 de octubre de 2010 no fue un concierto para perderse ni olvidarse.

Comentó: Gustavo Salinas, para OXIDO.-

2 comentarios:

  1. ¿British Steel 20 años? Mmmm ¡Un almanaque ahí!

    ResponderEliminar
  2. Son treinta años, el álbum es de 1980. Supongo que es un simple gaffe de parte de Gustavo, nada grave.

    Gracias por estar atento a nuestros errores, eso ayuda a corregirlos.

    Saludos!

    ResponderEliminar