Han leído nuestras coberturas:

martes, 31 de agosto de 2010

WATCHMEN en The Roxy Live Bar, 28/8/2010



Con la firme intención de presenciar por primera vez un show de esta ascendente agrupación argentina, de la cual tan bien se viene hablando, WATCHMEN, concurrimos el pasado sábado al coqueto reducto de Palermo conocido como The Roxy Live Bar.

Llegamos al antro a eso de las siete y cuarto de la tarde, y pese a que sabíamos que el concierto estaba sold out, a esa hora aún no moraba demasiada gente en las inmediaciones.

Tras acreditarnos con la señora Lucía Chiarenza -encargada de prensa-, y recibir de sus gentiles manos el nuevo álbum de WATCHMEN, intitulado "Nowhere to Hide", entramos a paso firme con destino a las cercanías del escenario.

Allí estaba comenzando su set la primera de las dos bandas invitadas: Bigart. Lo de ellos es un Hard Rock con un lejano tufillo a Rata Blanca, con composiciones en español. Los títulos interpretados fueron exclusivamente de su autoría, y contaron con un muy buen sonido. Los pocos presentes a esa hora, respondieron a la propuesta de Bigart con respetuosos aplausos.

Veinte minutos después, me llevé la primera grata sorpresa de la velada: sobre las tablas aparecieron los integrantes de 90210, segunda agrupación invitada. La comandaba Eduardo Giardina, cantante y bajista. Este músico ha prestado colaboración instrumental y compositiva a la gente de WATCHMEN, y demostró en ésta, su primera presentación junto a 90210, ser un músico de alto nivel. Muy bien acompañado por el resto de sus colegas, 90210 me impactó como una banda con sonido profesional, de alta escuela.
Lo que hacen es básicamente Hard Rock, a la Steve Vai, con vocalizaciones en inglés.
Giardina le puso toda la onda, manteniendo una gran comunicación con la gente, la cual le respondió calurosamente.

Tras una impasse de aproximadamente media hora, el momento cúlmine de la jornada, llegó por fin.
Ante un Roxy completamente colmado, y en medio de un clima festivo, el quinteto estelar de la velada irrumpió sobre el tablado tras los acordes de "The Gathering", la intro del flamante material que esta noche estaban lanzando. Seguido a la misma, le pegaron el tema "One". Este comienzo tan arriba, y con tanta polenta, alcanzó para comprar mi atención por el resto de la performance.

WATCHMEN está integrado por el experimentado Iván Sención (también integrante de Jerikó y Humanimal) en las voces, un cantante con un exquisito estilo vocal, que me recordó lejanamente al grandioso David Coverdale; junto a él se alinean Emmanuel López (guitarrista, ex Magnos), Leonardo Palmieri (tecladista, con paso por Barilari y Humanimal), Sebastián Igino (bajista) y Alan Fritzler (baterista, también ex Magnos).

WATCHMEN funciona muy bien como un todo absolutamente profesional, y muy compacto. Como cabal muestra de ello, quedó flotando en mis retinas el pasaje instrumental a cargo de Igino y Fritzler, quienes intercambiaron instrumentos y se unieron para interpretar una versión de "Ceibo", de Almafuerte, cosa que al menos yo, no esperaba.
También podemos remarcar que el mencionado Eduardo Giardina apareció como un único invitado de la noche.

Tocaron íntegramente el nuevo trabajo discográfico, "Nowhere to Hide", que cuenta con doce títulos, a excepción de "Tiempos Violentos", uno de los bonus. A esto debemos sumarle algunas canciones pertenecientes a su registro debut, "Watchmen". Todo esto circunscripto a aproximadamente una hora y media de show.

Los presentes lucieron muy entusiasmados ante el espectáculo brindado por estos armoniosos músicos, demostrándolo permanentemente en base a cánticos, tarareos y aplausos constantes. Sención se encargó de dialogar e interactuar muy cálidamente con su público.

El sonido del lugar acompañó a la perfección el trabajo del quinteto, quienes se mostraron crudos y poderosos, sin perder jamás de vista la melodía.

Conclusión: una muy agradable noche del mejor Hard Rock hecho en este país. Tan gratamente me impactó WATCHMEN, que no creo que pase mucho tiempo antes de que vuelva a verlos en algún otro concierto.

Comentó: Eduardo Savia, para OXIDO.-

3 comentarios:

  1. Yo fui... FASCINANTE!!!! quede hipnotizada con el cambio de bateria bajo entre Alan Fritzler y Sebastian Igino!!!!

    Silvia D.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por opinar, Silvia... Saludos!!

    ResponderEliminar
  3. Ivan Sención: la mejor voz del rock nacional

    ResponderEliminar