Han leído nuestras coberturas:

viernes, 9 de marzo de 2012

DIMMU BORGIR en Groove, 4/3/2012



El pasado domingo 4 de marzo hizo su presentación por primera vez en Argentina la controvertida agrupación de Black Metal Sinfónico Dimmu Borgir. Referentes de la camada de grupos llamados “Bandas de la segunda generación”, han logrado a lo largo de sus casi 20 años de existencia convertirse en la agrupación noruega de música extrema más populares de su patria. Claro que en un estilo como el Black Metal, coqueteos con lo “masivo”, lo “comercial” y lo “exitoso” son vistos a menudo (en nuestros tiempos en menor medida) como una traición al espíritu de estilo.

En la edición de su primer disco de estudio “For All Tid” se puso en evidencia lo “distinto”: melodías de tono cuasi-románticas a medio tiempo. Dos años más tarde con la edición de “Stormblast” la propuesta logra la madurez sonora y el pico creativo, dentro de un estilo que por sus propias características posee límites bien definidos. Dimmu Borgir rompe con este esquema y con ello su alejamiento progresivo del contenido Black Metal en sus canciones. En el año 1996 la banda edita el que para muchos es, al día de hoy, su mejor trabajo: “Enthrone Darkness Triumphant”, a sus melodías de marca registrada se suman componentes del heavy tradicional. Hitero y accesible a cualquier escucha, esta obra marcaría un quiebre en la carrera en el por aquel entonces quinteto. Los posteriores trabajos discográficos significarían un éxito comercial tras otro, exponiendo a los escandinavos como una agrupación de imagen Black Metal con composiciones que ganaban en complejidad y contenido Death Metal.

Luego de esta breve introducción pasamos a dar revista de lo acontecido en Groove, sito en el barrio porteño de Palermo. En lo personal era la primera vez que asistía a este local. Para que el lector tenga una idea de las características del mismo, podemos asemejarlo a The End del barrio de Flores, con la diferencia que el primero posee un segundo nivel. Aunque la similitud más notable es la pésima ventilación, volveremos sobre este tema.

Exterminio fue la primera de las dos bandas invitadas a subir al escenario. Haciendo un recorrido por toda su discografía, la agrupación brindó 25 minutos de un intrincado y bien ejecutado Death Metal. Como puntos salientes encontramos la voz de Fernando Grippo y el ajustado funcionamiento del combo. Poco beneficiados en las perillas cumplieron una interesante labor, reconocida por todo el público.

A las 20:20 hs. es el turno de la última banda invitada: Hijo de la Aurora. A fuerza de Black Metal, la agrupación intentó cautivar con un golpe de efecto a la parcialidad. Sin embargo las pocas variantes y el regular sonido atentaron contra su desempeño. Luego de media hora de actuación, se encontraron con la indiferencia del público que ya solo deseaba ver a la banda principal.

Al finalizar Hijo de la Aurora, y con el local lleno en su totalidad, no fue hasta después de UNA HORA! que los noruegos subieron al escenario. Sea por lo que fuere, los equipos de refrigeración fueron los grandes ausentes de la noche. La espera se hizo tediosa. Los rostros de los espectadores revelaban una mezcla de agobio y resignación. El calor llegó a tal magnitud que varios espectadores sufrieron desmayos; simplemente lamentable.

A las 22 se apagan las luces. Intro de por medio, los músicos inician la entrada, primero los sesionistas (Daray, Cyrus y Brat) luego y de manera estudiada, Silenoz, Galder y Shagrath, todos ellos con sus tan particulares y sofisticadas vestimentas, esa que los ha caracterizado en los últimos diez años.

Con las primeras notas de “Mourning Palace, se desata el delirio de las mil doscientas? almas que colmaron el recinto. La primer parte del set se basó en piezas del disco “Enthrone Darkness Triumphant”, le siguieron “Spellbound (By the Devil), “In Death's Embrace”, “Relinquishment of Spirit and Flesh”, “The Night Masquerade”, “Tormentor of Christian Souls”, “A Succubus in Rapture” y “Raabjørn Speiler Draugheimens Skodde” esta última de su placa “For all Tid”.

A las 22:50 hs., luego de un intenso bombardeo de hits, llega el primer intervalo de la noche. Apenas cinco minutos transcurrieron hasta que el baterista Dariusz Brzozowski (Vader, Vesania, etc.) iniciara su solo. Claramente lo que Daray buscó fue interactuar con el público antes que llevar una real demostración sobre los mil parches y platillos de su instrumento. Sin poner en tela de juicio la capacidad de este notable músico, nos dejó con ganas de más.


Con renovación de vestuario se da inicio a la segunda etapa del set, allí vendrían canciones del resto de la discografía, exceptuando de “Stormblast” y “Spiritual Black Dimensions”. Primero “Vredesbyrd” y luego el mejor momento de la noche: “Kings of the Carnival Creation”; ahí los noruegos llevaron adelante una demostración de cómo hacer Metal extremo sin caer en lugares comunes y/o en lo inentendible. Este tema solo, valió todo el evento.

Sabido es que Dimmu Borgir perdió dos músicos de peso: el tecladista Mustis y el bajista/cantante Simen Hestnæs; “Vortex” para los amigos. Su fantástica voz fue la responsable de los momentos más melódicos y angelicales. En el directo Shagrath ocupó el puesto crítico gracias a ciertos artilugios sonoros. Básicamente un atajo que suena a pequeña trampa.

Luego dos piezas de su última placa “Dimmu Borgir” y el pomposo “Gateways”, la voz femenina estaba sampleada y allí Shaghi (por suerte) no tuvo que oficiar de Agnete Kjølsrud. Con un vitoreado “Puritania” se cierra la segunda parte del show. Otro breve intervalo y comienzan los bises: “The Serpentine Offering” y finalmente “Progenies of the Great Apocalypse”, canción utilizada para el trailer de la película “Hellboy”, algo inédito para una banda de música extrema escandinava.

Una vez concluido el espectáculo, la agrupación permaneció unos instantes sobre el escenario agradeciendo la entrega del público, mientras de fondo sonó el tema “Perfection or Vanity”.

El recital resulta impecable desde muchos puntos de vista y desde otros no tanto. Quedándonos con los primeros encontramos: la labor de los músicos, quienes dieron el máximo, resaltamos a Shagrath, quien además de ocupar el puesto de frontman cumplió una tarea sin fisuras en un estilo donde la exigencias vocales están a la orden del día; asimismo, la incondicionalidad del público hacia los artistas, motivo por el cual en varios pasajes del concierto, músicos nacidos en tierras tan heladas como sus emociones, agradecieron la entrega. Con respecto al sonido, a grandes rasgos fue correcto, aunque creemos que el salto de calidad responde más a los atributos de los músicos por sobre cualquier elemento técnico.

Luego de presenciar un evento de altísima calidad sonora, ejecutado por verdaderos profesionales al servicio de la música extrema, solo nos importa una cosa: ¿Para cuándo la segunda visita?

Mil gracias a Alfredo Andrade, de la productora Hurling Metal, a Gabriela Sisti y a Mariano de Stargate por sus eternas gentilezas para con nuestro medio!

Comentario: José M. Aicardo. Fotografías: Luis DiSanti.  

6 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Es un show muy caro, para el cual no hay suficiente público. Pero ojalá regresen, y pronto.

      Eliminar
  2. Hola, amigos de Oxido, varios comentarios para hacer respecto del show. Veamos: por un lado los soportes Hijos de la Aurora, honestamente me parecieron aburridísimos. El estilo, grindcore absolutamente monótono, no creo que haya sido lo mejor para esperar a Dimmu. Otras opciones más aceptables y acordes hubieran sido Carnarium, Vampiria, Gloriuos Night... Pero sabemos como se manejan estas cosas... En su momento el guitarrista y cantante dijo algo así como: "Hola, vamos a hacer un poco de ruido". Bueno, el metal extremo no se trata simplemente de "hacer un poco de ruido". Deberían saberlo.

    Es cierto que los Dimmu tardaron una hora para subir al escenario y en ese tiempo ni siquiera se veia a los plomos probando sonido. ¿Qué estaban haciendo? Nunca lo sabremos.
    El show estuvo bueno, buen sonido, buenas interpretaciones, la banda la rockeó, pero me resultó un poco corto, sobre todo teniendo en cuenta el precio de la entrada (¡más cara que la de AC/DC!). No hubiera estado de más algun tema como "Master of Disharmomy" o alguno más de "In Sorte Diaboli"
    Las voces sampleadas... ¡por favor! ¡Esto es rock, no Justin Bieber! Si no tienen un tipo que ponga la voz aguda como Vortex o una mujer, háganla como puedan o directamente no la hagan, pero samplers no. Gracias.
    El cambio de vestuario: mmmm, esas cosas se le aceptan a Tarja, a Dimmu no. Es pérdida de tiempo y no hacen al show, aunque tengo que aceptar que me encantarían unos pantalones con calaveras como los de Shagrath, jeje.
    Esto es todo. Me hago eco de las útimas palabras del comentariasta: ¿Para cuándo la segunda visita?
    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias por tan excelente aporte! Una opinión muy bien fundamentada la tuya.

      Un gran saludo!

      Eliminar
  3. Che, ¿y Cristina y Boudou no se reunieron con los de Dimmu para que les deje sacar los dólares?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por el bien de nuestro pobre país, espero que estén reunidos con otra gente, para solucionar otras cosas... :D

      Eliminar