Han leído nuestras coberturas:

sábado, 20 de julio de 2013

30 años de MARIO IAN junto al Metal: 13/7/2013 en El Teatro Flores



Debo aclarar que muchas eran mis expectativas al momento de ir a cubrir este show aniversario de uno de los más prestigiosos cantantes del Heavy Metal argentino: el señor MARIO IAN. El mismo que ha sabido ser creador de bandas como HELLION, ALAKRAN, DEVENIR o IAN. Y que también cantó en el que muchos dicen que es el mejor disco de RATA BLANCA: "Entre El Cielo Y El Infierno". Por ende, no podíamos menos que esperar pasar una gran noche en El Teatro Flores.

Llegamos al antro aproximadamente a las 19:30 hs.. No nos gustó ver que la gente que circundaba por los alrededores era bastante escasa, dado que consideramos que un artista como MARIO merece el interés de quienes dicen amar al Metal hecho en Argentina. Entramos y nos encontramos con un grupo invitado: Emblema. Los mismos estaban ejecutando -muy correctamente- covers de RATA BLANCA, Deep Purple y Aerosmith. El público brillaba por su ausencia, siendo que apenas había unos pocos apoyados en las vallas. Emblema tocó por espacio de una media hora, y nos resultaron agradables de escuchar.

Tras otra media hora de espera, ante aproximadamente unas cuatrocientas almas, y con espectadores todavía llegando, el artista principal de la velada aparecía sobre el tablado, iniciando su actuación al frente de IAN, su proyecto más reciente. Escogió algunas canciones de sus dos álbumes hasta la fecha: "Tiempos De Redención" y el flamante "Nuevo Orden", para empezar a calentar los motores de la jornada. La escenografía constaba de una pantalla de fondo donde se alternaban las carátulas de los discos, con el logo de la formación que estaba en escena. El marco de gente, si bien era aceptable, aún no se mostraba demasiado efusivo. El toque de colorido lo aportó la invitada en "Las Compuertas Del Cielo", Silvina Harris, cantante de los extremos Betrayer.

El sonido no fue todo lo bueno que debió ser, y aparentemente la culpa fue del sonidista. Saturaciones y acoples no contribuyeron en nada al bienestar de los oídos de los presentes. Y nos pareció que estos problemas tampoco pasaron desapercibidos para el ánimo de MARIO.

Pasado un breve intervalo de unos diez minutos, y tras unos retoques en el armado de la batería y algún micrófono, la segunda de las propuestas de la noche apareció en escena: DEVENIR. Aquí el audio mejoró ostensiblemente, pero fue el número que menos entusiasmo en la gente concitó. Tocaron cuatro temas de su única placa, "Red Hipnótica", editado en 2003. Un registro que debo reconocer que me gusta muchísimo. El trabajo del baterista Pablo Naydón nos pareció muy destacado.

Pasado el momento de DEVENIR, sobrevendría el punto más alto -en cuanto a euforia- de la noche: una formación de RATA BLANCA que no incluía a Walter Giardino (de viaje, según se informó) pero sí a otros históricos como Gustavo Rowek, Sergio Berdichevsky o Guillermo Sánchez, aparecía en el escenario de Flores, y la respuesta del público fue una explosión inmediata. Dentro del mismo, podíamos ver más de una generación de amantes del Heavy Metal: hasta padres con sus hijos pequeños. De más está decir que las mayores palmas se las llevaron himnos como "Bajo Control" o "Jerusalén". Los músicos que integraban aquélla formación de RATA BLANCA se llevaron consigo la gloria de esa etapa del Heavy Metal argentino. Cabe destacar la presencia de José Velocet ocupando el lugar del gran ausente de la noche.

Transcurrido el tiempo de RATA BLANCA, tras el correspondiente intervalo, apareció el ALAKRAN de estos años, sobre el tablado. Sabido es que -excepto MARIO- no hay sobrevivientes de la vieja época de "Vagabundear" en la formación, pero igualmente los fanáticos apoyaron a full al grupo. MARIO se encargó de contar un poco de la historia de ALAKRAN, y el quinteto dejó cuatro canciones ("Traidor", "Otra Vez En Las Calles", "Alguien Nos Divide" y "Vagabundear") antes de abandonar las tablas para dejar paso al número final del concierto.

HELLION, grupo formado en los albores de la carrera de MARIO, en 1982 (uno de los primeros del Heavy nacional en llegar a grabar un disco) y cuya existencia se prolongó por escasos tres años, fue el encargado de cerrar el evento. De su histórico line up, solamente Yulie Ruth no estuvo presente, reemplazado por Jorge Cordeiro, correctísimo bajista de Blindado. Sí acompañaron al líder, en cambio, Marcelo Michel y Ricky Medina.
Los músicos lograron recrear (mérito no menor!) la atmósfera del HELLION de aquéllos años, sonando casi como en los 80's. Los títulos interpretados fueron "Asesinos De Metal", "Panzer" (uno de los primeros himnos del Metal argentino), "Ojos De Chacal" y "Explotado", último tema del recital.

Dos representantes del club de fans de MARIO le hicieron entrega de una plaqueta a modo de reconocimiento por sus treinta años de trayectoria. Y también hubo otra más, de parte del público. El homenajeado -cuya voz única se mantuvo inalterable a lo largo de todo el show- agradeció emocionado estos gestos, y junto a todos los músicos partícipes de la noche, saludaron en un emotivo abrazo final.

En resumen: un gran espectáculo para el disfrute de todos, muy especialmente de la figura central, uno de los mejores artistas que el Heavy Metal hecho en estas tierras nos ha permitido apreciar. Por muchos años de carrera más, MARIO!
Muchas gracias a Lucía Chiarenza, por su permanente gentileza para con OXIDO!

Reseña por Eduardo Savia. Foto: gentileza de Lucía Chiarenza, para OXIDO.-    

2 comentarios:

  1. Muy merecido lo de Mario. Lástima que no haya habido tanta gente, pero Mario se merecía este aniversario-homenaje. Es uno de los mejores cantantes de la escena y siempre fue ignorado o ninguneado, cuando no menospreciado. No olvidemos esa absurda leyenda que lo consideraba yeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos muy de acuerdo en todo. Incluso te diríamos que lo de la "yeta" es un sinsentido que ni merece ser mencionado.

      Mario es un grande, con todas las letras...

      Saludos y muchas gracias por dejar tu opinión!

      Eliminar