Han leído nuestras coberturas:

lunes, 27 de mayo de 2013

ARRAIGO en Auditorio Kraft, 18 de mayo de 2013


ARRAIGOTeatro Kraft
Sábado 18 de mayo

Noche de sábado, mucha humedad en la Capital Federal. Una nueva aventura musical espera, pero esta vez, algo totalmente diferente a lo acostumbrado; se presenta en vivo Arraigo, banda puramente Folk Metal nacional.
Cuando uno piensa en Folk Metal nacional, o folklore y Metal, cree imposible unir la guitarra de Yupanqui con el pogo de un recital de Almafuerte, y aquí está el desafío.

Arraigo comienza a tomar forma por el año 2004, con la idea de aunar, por un lado, los ritmos autóctonos de la zona, como zamba, chacarera, tango; por otro lado, diferentes subgéneros del Metal de los 90s, y sumado a esto, una idea política y de valores, junto a un mensaje positivo y vivencial en cada letra.

Luego de su EP Rancho Sur, en 2012 sale a la calle el primer CD, Fronteras y Horizontes, álbum que esta noche se presenta en la desolada calle Florida.

La cita es en el Teatro Kraft, ubicado en un segundo subsuelo de una galería de la tradicional peatonal Florida. Un lugar que, si bien no es muy grande, unas 250 personas ocuparon casi la totalidad de las butacas.

El ingreso fue muy ordenado, prolijo, y el ambiente muy diferente al que estamos acostumbrados. El público variaba desde niños con padres, hasta jóvenes sin ningún indicio de ser “metaleros”, nada de cadenas, cuero ni remeras de Maiden.

A las 22 hs. en punto, con el telón cerrado, del lado del público aparece Eduardo Lanza, un joven de espíritu, deleitando a los presentes recitando coplas que hablaban de tiempos pasados, de la vida y costumbres de nuestros antes, con un marcado patriotismo a flor de piel.
Acto seguido, se abre el telón y comienza un show que sin dudas, y humildemente, después de haber visto muchísimas bandas en vivo, no pasaría como un recital más en el historial.

Sobre las tablas, Pablo Trangone en la voz y percusión, Federico Bertoli en guitarra, charango y voz, Leandro Ramogida en guitarra y voz, Javier Espeche en bajo y Federico Prieto en batería y bombo legüero, comenzaron como en el disco: Carnaval de Soledades y En el Nombre del Padre.
La lista continuó con Vidala Para que Sigas, Oro Oscuro; tema perteneciente a su EP y que en vivo lo ejecutan muy pocas veces.
Luego de presentar a Julia Peralta con su bandoneón, siguió el turno de Crías de Crías, para dar paso nuevamente a Eduardo y sus coplas.

El setlist continuó con Los Gritos del Sótano, Zamba Para los Huérfanos, Los Indios de Ahora, un tangazo exquisito; Que Sangre Madera, Para Aquel que Sabe Oír y Tierra de Bueyes.

Luego de una hora de show, donde los presentes ya estábamos conformes pero queríamos más, se presenta a Mariana, una joven jujeña, quien luego de agradecer a la luna, la tierra y ofrecer unas palabras en su idioma autóctono, con su caja, instrumento típico de la Quebrada de Humahuaca, deleitó al público con un canto que, sin dudas a más de uno nos puso la piel de ave.
Seguidamente, Leandro presenta Te Llamo Eternidad, tema al cual él pone la voz.

23:30 hs. en la noche, los músicos se despiden raudamente, a lo cual el público aplaude y pide por más. Luego de unos minutos, Arraigo vuelve para descargar su artillería más pesada, con Nehuen, en el cual muchos de los presentes dejaron salir su lado metalero, y a pesar de la negativa de los guardias, se armó un merecido pogo.
Para el siguiente tema, se lo invita al guitarrista Gastón Prieto, sumándose a ejecutar una intro del murguista uruguayo Tabaré Cardozo, para dar paso al track más carnavalero del disco: Cadenas y Antifaces; finalizando con Dogo, como la frutilla del postre, rondando la medianoche.

Bien; un show de Arraigo contiene muchos aspectos, más allá de lo musical, y es necesario desmenuzarlos.
De afuera hacia adentro: el público, pieza clave; como decía, gente de todos los “estilos”, edades y clases sociales, lo cual no parece decir nada, pero puedo asegurar que no es como el público que se puede ver en un recital de una banda legendaria, donde si bien hay varias generaciones, son todos metaleros, o rockeros, o darks. Realmente es muy variado el público, pero todos hermanados por el arte que brota desde el escenario.
La idea: entre tema y tema, Pablo, la voz líder del grupo, hace reflexiones y comparte pensamientos, no sólo suyos con respecto a la canción que sigue, sino dejando mensajes de que nada está perdido, mensajes de esperanza, un poco de revolución, un poco de revivir o no dejar morir y sobre todo recordar de dónde venimos, el respeto e igualdad ante la mujer; cosas que se van perdiendo en el mundo de hoy, con una calidez, una paz y una serenidad, que uno no puede más que escucharlo y caer como en trance, sólo asintiendo con la cabeza.
La estructura: un conocedor y alguna vez concurrente, me explicaba que el recital tiene un lineamiento -por así decirlo- al estilo de los eventos folklóricos tradicionales, donde se presenta el tema, se lo explica, se lo dedica o no, en algunos casos se presenta un músico con su instrumento, y así va transcurriendo de manera interactiva y amena.
Ahora sí lo musical: el ensamble muy bien logrado entre charango y distorsión, entre bombo legüero y doble pedal, entre sapucay y gutural es tan delicado, tan estrecho, tan armónico, que por momentos uno quiere poguear con una zamba o se emociona y quiere salir a bailar con un punteo; junto a una voz muy dotada, que puede pasar por todos los estilos ya nombrados de una estrofa a otra, con arreglos muy bien logrados.
En conjunto, todo esto genera un clima de amistad, de calidez, de peña, de reunión de esas a las que la gente del interior estamos acostumbrados.

Eso es Arraigo: hay que vivirlo, es algo diferente con cosas ya inventadas, pero diferente en fin, sin necesidad de mujeres desnudas sobre el escenario, sin hacer covers ridículos, tan sólo mostrando de dónde venimos, compartiendo sus ideas y valores casi extintos; y sobre todo, disfrutando de la música y por medio de ella, dándonos cuenta de que todavía hay gente que vale la pena ser escuchada.

Me gustaría cerrar con una cita de Pablo, este muchacho que canta descalzo y entre canción y canción se toma un mate, quien tiene el único deseo de que su hijo nunca deje de quererlo, que muy bien dijo: “A VER SI NOS CREEMOS QUE ALGUN PENDEJO NACE MALO!”

Enorme agradecimiento a Néstor Fernández, encargado de prensa de Arraigo por permitirnos la cobertura del evento y un placer inmenso, como siempre, ser parte de Oxido!

Reseña: Martín Mena. Fotos: Julio C. Panderi.

7 comentarios:

  1. Impresionante Arraigo! Lo mejor del Heavy Nacional!!!

    ResponderEliminar
  2. Estuve presente y comparto 100% lo muy bien explicado en esta nota. Arraigo es una banda con mucho potencial, los metaleros la vamos a amar y otros géneros musicales, de mínima, van a decir "qué loco todo esto, nunca vi algo así en un recital".
    Un abrazo desde @MetalPesadoArg

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro para vos, y muchas gracias por dejarnos tu opinión!
      Saludos!

      Eliminar
  3. Excelente review!
    Que raro que no la posteaste en ZM.
    Un detalle que te salteaste, antes de hacer Cadenas y Antifaces, hicieron una partecita de "vidas comunes" de Agarrate Catalina, me encantó ese tema, y lo conocí ahí y por ellos. Excelente.
    En tierra de bueyes es otro tema que me gustó mucho y que todavía no tienen editado en disco.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!

      No la posteamos en ZM porque ya estaba redactada por otro usuario, de modo que nos pareció que no era necesario.

      Muchas gracias por dejarnos tu opinión, saludos!!

      Eliminar
  4. Fui yo! pero igual me hubiese gustado que la posteen! entré acá de casualidad porque los de Arraigo pusieron el link en el facebook.
    Ya los puse entre mis favoritos :D

    ResponderEliminar