Han leído nuestras coberturas:

jueves, 23 de junio de 2011

RAGE, VIRGIN STEELE & HIRAX en El Teatro Flores, 20/6/2011


El lunes 20 de Junio pasado, celebrando el cumpleaños del sello discográfico Icarus y el del fanzine Metalica, se aprovechó la ocación para organizar un festival que incluía bandas internacionales y nacionales. Los cabezas de cartel fueron Virgin Steele, a quienes le acompañaron Rage y Hirax. Por otro lado, las bandas argentinas que tocaron fueron Blindado, Feanor, Malacara, Mathras y Obsession. Nos convocaron a todos para asistir a este espectáculo en el Teatro de Flores, ubicado en Rivadavia al 7800, Capital Federal.
 A la 1 de la tarde comenzaría esta semejante fecha. Teniendo en cuenta que somos un medio del interior, y debemos desplazarnos en colectivos de larga distancia para llegar hasta la capital, no pude cumplir con el horario para ver a las bandas argentinas. Así que llegué al teatro a las 6:20 y ya estaba Hirax sobre el escenario. Para aquel momento habían comenzado con el primer tema Esta banda es la segunda vez que pisa suelo argentino, y practican un Thrash Metal al estilo de la Old School, y dicho sea de paso son de San Francisco, California para especificar más. IO sea, del sitio de donde surge el Thrash Metal. La banda cuenta con los siguientes miembros: Katon en las voces, Jorge Iacobelis en batería, y los hermanos Harrison en guitarra y bajo. Pero a causa de un accidente automovilístico, el otro guitarrista de la banda no pudo tocar, así que tuvieron que arreglarse con una sola viola para volarnos el cerebro.
Tocaron alrededor de una hora y media, al igual que lo haría posteriormente Virgen Steele y Rage, fue muy bien repartido el tiempo, y justo. En ese tiempo la banda se encargó de demostrar que no dan vueltas, son típica banda de Thrash ochentoso totalmente poderoso y contundente. Canciones que no son extensas, y que cuentan con riffs machacados muy intensos, mucha velocidad y ritmos de batería con el redoblante constante, para que el oyente no tenga otra alternativa que poguear respondiendo a esta música tan directa. Es la primera vez que veo una banda internacional con estas carácterísticas, ya que si bien ya he vistos bandas Thrash como Kreator o Exodus, ya no son las mismas de antes, tiene un sonido mucho más comercial que busca un publico más amplio y hasta tal vez más joven. En cambio esto fue totalmente diferente, es algo más serio, aunque a algunos no les parezca así. Se toman con mucha responsabilidad, profesionalismo y seriedad lo que hacen. Pero eso sí, no es una banda que nos vengan a mostrar cuántas horas por día sus músicos se pasan en el conservatorio señores, para nada…el objetivo es hacer explotar el local, que se genere mosh, pogo, y un ambiente caótico y violencia musical. Fue un recital que me hizo volver en el tiempo a la fuerza, todo lo que el metal ha perdido de radical en estos tiempos modernos, se recupera cuando uno ve semejante banda tan fuerte y comprometida con los ochentas.
Katon se llevó los aplausos y ovación del público, entre la masa se oía a muchos comentando la carisma y gran actitud que posee. El hombre no paró de thrashear, sacudir la cabeza, hacer cuernos y hablar con los metaleros allí presentes. El resto de la banda por supuesto que tocaron con todas las energías del mundo, dejando bien en claro que los 80’ no son algo del pasado para ellos.
El sonido estaba a un punto justo, ni saturado ni muy bajo…sonó perfecto y se adecuó muy bien al género que practican. En general se veía a la gente contenta y satisfecha con el show.
Para entrecalar las canciones, hicieron solos de guitarra y batería, que no fueron extensos ni aburridos, como esos solos que meten tipos ultra virtuosos que suelen aburrir a la concurrencia.
Recomiendo, si se llega a dar la posibilidad de ver a Hirax una tercera vez en tierras argentinas, de que vayan, a menos que a usted no le guste el metal, porque si le gusta lo que se conoce por metal, con huevos, le va a encantar. El sentimiento que se vivió allí no tiene comparación con nada, con bandas que tocan estilos más actuales no ocurre lo mismo, la respuesta del público y el ambiente que generan es diferente a lo que se puede vivenciar cuando uno ve a Hirax.
En síntesis: Excelente los californianos, puro metal, puro thrash, puros ochentas. Es una banda que entrega contundencia donde se transforma la noche en alegría y aliento.
 Luego le llegó el turno a Rage. Es la primera vez que esta banda alemana, muy reconocida en el ambiente alemán, de aquel movimiento de bandas como Accept, Grave Digger, Running Wild, y hasta Helloween, de principios y mediados de los 80’.
Si usted no sabe, son una banda de heavy tradicional/speed, bastante contundente también, pero en otro rubro, claro. Son un power trío, conformado por Peter Wagner en voz y bajo, Victor Smolski en guitarra y André Hilgers en batería.
La banda no sonó mal, pero sí saturado. Y no creo que mis oídos me hayan mentido, porque hablando con la gente todos llegaban a la misma conclusión. Estaba bastante fuerte el sonido, y entonces esto generaba una saturación del mismo, lo cual a su vez genera que se mezclen un poco los instrumentos y no se distingan con absoluta claridad. Al margen de esto, sonaron muy bien, ajustados, y con cierta técnica. Lo que más se destaca de la banda, a mi parecer, es la guitarra. Victor realmente hace un buen trabajo en el las seis cuerdas, y lo terminó de demostrar con el solo que ejecutó, el cual lo comenzó a interpretar sin púas y con una técnica bastante rara, lo cual le daba un sonido particular a los acordes que tiraba, sonando su instrumento a estilos más clásicos, no a metal, pero luego puso distorsión nuevamente a la viola y tocó un solo más característico del estilo que hace la banda.
De las tres bandas fue la que menos me gustó. Por un lado no me convenció el sonido, y por otro noté que le faltaba un poco de caña, de gancho, a muchas canciones. No se si debo culparme a mi mismo por no conocer bien a la banda, ya que sólo he escuchado dos álbumes de ellos, porque a Hirax directamente nunca los había escuchado, la primera vez que escuché Hirax fue el lunes pasado en flores, y sin embargo me dejaron muy conforme y me partieron el cráneo.
En síntesis: Un concierto de Speed Metal, sin demasiado que ofrecer, solo con lo justo.
 El cierre lo haría Virgen Steele.
Esta vez los neoyorquinos se dedicaron a hacer un show diferente al del año pasado, cuando debutaron en neutras tierras. Pero antes, digamos quiénes integran la banda: David Feis, alma de la madre, líder, compositor, y vocalista, Frank Gilchriest su baterista, Edward Pursino en guitarra y en los teclados, una invitada, que no se quién era, disculpas por eso. No tienen bajo, no. De bajo usan el piano, bastante ingenioso.
Decía que hicieron un show distinto porque fue mas corto que el de la vez pasada, el cual duró 3 horas, y porque se dedicaron a tocar canciones más nuevas, de discos como el Invictus y Visions of Eden. El público no esperaba esto, esperaba nuevamente un recital similar al anterior, por lo cual no hubo tanta respuesta como con los germanos Rage o con los californianos Xirax. Al margen de esto, el respeto no se perdió nunca, por su puesto. Con los que he hablado, me dijeron que les gustó, al igual que a quien escribe. Consideremos que este show fue muy diferente al de Rage o Xirax: Acá los instrumentos los tocan con mayor prolijidad, técnica y cuidado, y esto, sumado al estilo de las composiciones, generan un ambiente épico. Este fue un show más para, como alguien diría, “disfrutar” y verlo tranquilo. La banda sonó de 10 puntos, muy prolijo, como ya dije. La prolijidad, sutileza y delicadez es lo que más destaca a la banda junto con el gancho de los temas, y esas bases de acordes pegadizas. Ya el sonido había cambiado demasiado con respecto a Rage, no se escuchaba más saturado. El cambio fue bastante brusco, pero para bien. Ahora sonaba todo espectacular, se distinguían perfecto cada instrumento del otro, sonando con total nitidez. Todos los músicos hicieron muy buen trabajo en sus instrumentos, particularmente me gustó mucho el labor de los teclados…le daban un toque tremendamente épico, y adornaban la música con sonidos melódicos. Y en cuanto a De Feis, hay que decir que conserva muy bien su voz, tal vez no tiene exactamente la misma potencia y fuerza que en los 80’, producto de la edad, lo cual le pasa a casi todos, excepto a gente superhumana como lo fue el gran querido Ronnie Dio. Pero muy bien De Feis en la voz, aun canta notas muy altas con sus falsetes, y las voces más naturales son las que mejor conserva con respecto a tiempos pasados.
Comprándolo con el concierto del 2010, me quedo con ese. Pero solamente por la selección de temas, ya que en sonido fue todo brillante, la performance de la banda fue impecable, es realmente muy bien como suena Virgin Steele en vivo, totalmente recomendable. Sinceramente te sorprende, porque al tener poca fama, uno puede esperar encontrarse con algo más simple y menos original, pero ocurre realmente todo lo contrario. Yo creo que esta banda debería tener más fans a su alrededor, sin dudas se merecen algo más de lo que ya tienen. Es un conjunto de gran calidad.
En síntesis: La gran precisión que tienen los músicos para tocar junto con el ambiente épico que generan, hicieron un show completamente glorioso.
 Síntesis general de la fecha: Los 80’ volvieron en sus diferentes formas: Thrash, Speed y Heavy Épico, para resultar un concierto sólo para entendidos y grandes fanáticos del Heavy Metal.
 En cuanto a la organización, perfecto como siempre. Como pasa siempre, gracias la buena gestión de las productoras, accedemos rápidamente y sin problemas a los conciertos. Y, desde ya, felicidades a Fabián por lucharla tanto y ver que eso trae sus buenos frutos, y por el aniversario del Fanzine, lo mismo para Icarus, felicidades por un año más en la movida.


Comentó: Iván Ruocco, para OXIDO.-

4 comentarios:

  1. Bien el comentario, pero tengo varias cosas que agregar:
    La banda que sonó mas clara fue Hirax. Sin dudas.
    Lo de Rage es imperdonable que no tocaran ni un solo tema de los 80, teniendo Rage como tiene clásicos para tirar para arriba: Don´t fear the Winter, Light into de darkness, Solitary man, etc... Quizá se debe a que la voz de Pevey está hoy por hoy lejísimos de aquella voz hiperaguda de discos como Perfect man. Y es cierto que sonaron saturados.
    Y el sonido de Virgin Steele fue el peor, no se entendía nada. Lo salvó al carisma y la onda del bueno de David Defeis a quien se lo veia en ciertos momentos correr hacia donde estaba el sonidista a ver si podía hacer algo con los acoples.
    Muy lejos por cierto del show del años pasado. Ahh...y Edward Pursino no está momentaneamente en la banda.

    Saludos y que se vuelva a repetir salvando los problemas técnicos.

    ResponderEliminar
  2. Querido! Hay unos pifies en la review.

    Así como dijo el comentario anterior, la banda que mejor sonó fue Hirax. En VS, dentro de todo se escuchaba algo saturado.

    Edward Pursino no llegó a tiempo para la gira sudamericana de Virgin Steele y todo el trabajo de guitarra(primera y base) lo hizo quien en su momento fue bajista y el año pasado hizo las bases, Josh Block. La tecladista se llamaba Lynn y a partir de ahora la banda pasa a tener 5 miembros: David, Edward, Lynn, Frank y Josh.

    Los de RAGE capaz no tuvieron tanta performance porque NO ESTABAN DE HUMOR, el gordo Peavy perdió la valija y no tenía pantalones! Y otra data importante... se dice que RAGE no toca temas de los viejos por dos motivos: salvo Peavy, Victor es mejor tocando los temas de la última década de la banda y a Peavy no le da la voz para meter los clásicos!

    Espero les sirva la data!

    Abrazo

    Gus

    ResponderEliminar
  3. Lo de los pantalones no lo sabía. ¡Ahora entiendo por que Peavey parecía un cantante de hip hop!

    ResponderEliminar
  4. Muchísimas gracias por los aportes, señores!

    Saludos!

    ResponderEliminar