Han leído nuestras coberturas:

martes, 22 de marzo de 2011

III Feria del Coleccionismo Discográfico, 19/3/2011, Centro Cultural Borges

Para todo verdadero amante de la música -más aún en el caso nuestro, que nos consideramos amantes apasionados!!-, poder disfrutar una vez al año de esta Feria del Coleccionismo Discográfico, es un verdadero placer para la vista (y para los oídos también, claro!). Por ende, se trataba de una cita ineludible, máxime si se contaba con una invitación especial de parte del Sr. Alejandro Devetak, responsable de Arrow Distribución, muy conocido en el ambiente metalero nacional por su vinculación a los históricos Nepal.

En esta tercera oportunidad, la Feria se mudaba de sede: dejaba el Centro Costa Salguero para llegar al Centro Cultural Borges, sito en Viamonte y San Martín, en pleno Microcentro porteño, dentro de las instalaciones de las primermundistas Galerías Pacífico.

Nos hicimos presentes durante la tarde del sábado, desde antes de las 17 hs.. La Feria estaba ya abierta desde las 11 de la mañana y se prolongaría hasta las 22 hs., repitiendo el domingo desde las 11 hasta las 20. Recibidos por nuestro anfitrión, accedimos al lugar tras recibir la advertencia de que "hacía muchísimo calor ahí adentro, y estaba hasta las manos de gente".

Para quien no conozca el Centro Cultural Borges, las instalaciones son amplias, pero no tanto. Es decir, pasando en limpio, el lugar quedó demasiado pequeño para albergar tantos stands, puestos de compra-venta y bateas. Y ni hablar de la gente: casi no se podía caminar dentro del sitio.

Lo que se pudo observar, como puntos salientes: muchísima música de la buena, y escasas porquerías. Obviamente, la música es un arte y el arte es una rama importante de la cultura, aunque algunas aberraciones sonoras de hoy en día se empeñen en desacreditar tal afirmación.

La mayoría del material que se veía en los distintos stands estaba orientado al Rock, al Heavy Metal, o a la música Pop de los años 70's, 80's y 90's. De modo que en esas abarrotadas bateas convivían Pink Floyd, Abba, Madonna, Donna Summer, Village People o Cyndi Lauper con Black Sabbath, Kiss, Iron Maiden, Deep Purple, Whitesnake o Judas Priest, pasando por Beatles, Rolling Stones, algo de tango, poco de folklore, bastante Compilado Bolichero, melosidades latinas de escaso vuelo, simples muy difíciles de ver en otros ámbitos, más algunas novedades y rarezas importadas. Pero esto último era lo menos, la mayor parte del material ofrecido se remitía al Pop más comercial de los dorados 80's y al Heavy Metal que tanto idolatramos.

Los precios, pues vimos de todo: oscilaban entre artículos carísimos que superaban los $ 500 (un ejemplo: el vinilo de "Reinará la Tempestad", de Horcas, a ese valor) hasta verdaderas ofertas para aprovechar y deleitarse por anticipado: "Metal Health", de los increíbles Quiet Riot -clasicazo de la primera mitad de los 80's- a $ 30, o "Defenders of the Faith" -el más maravilloso álbum de Judas Priest, fechado en 1983-, entre $ 50 y $ 60. Dentro del material de bandas nacionales también hubo exquisitas ofertas, como por ejemplo "Movimiento", álbum póstumo de La Torre (con una fantástica Patricia Sosa rojiza en su portada), a tan sólo $ 20!!

Hubo varios representantes de la movida nacional que ofrecieron su material -mayoritariamente en formato CD o DVD-, como por ejemplo la gente de Del Imaginario (comandados por Daniela Bottinelli), Pulmonar Records (saludos para Martín!), Virtual Studios (con la presencia de Emiliano Obregón, reconocido violero de Lorihen), la mencionada Arrow Distribución (junto a Gito Minore, el autor del libro "Pogo en el Andén, 20 Años de Tren Loco"), Blackstar 3, gente de prensa y radios como Andrea Nieto (de "El Ojo de la Tormenta") o Roxana Palacios de Réquiem. O el mismísimo César Fuentes Rodríguez, un referente del periodismo musical argentino.

Sintetizando: lo pasamos realmente bien allí adentro, aunque haya un par de críticas para hacer: Se nos antoja necesario llevar a cabo estos encuentros en algún lugar más amplio, para comodidad de los vendedores y del público en general. No es grato andar a los codazos para poder revisar el stock de un puesto de venta...

Otro tema fué el costo de las entradas: $ 25, pero no se podían aprovechar para los dos días de Feria... O sea que los más acérrimos melómanos que quisieran hacerse presentes ambas jornadas, debían volver a pagar la entrada, restando ese dinero a alguna potencial compra dentro del reducto; en nuestra humilde opinión, la organización tendría que verificar ese punto...

Finalmente, solamente dos días no nos parece suficiente para disfrutar de tamaña delicia, mínimamente debería prolongarse una semana entera, porque sino es imposible recorrer cada batea o cada stand, tal cual los fanáticos desearían hacer.

Concluyendo: esperamos ansiosamente la cuarta edición, y la quinta... Es más, esto debería hacerse más a menudo, no una sola vez al año... Quienes experimentamos sumo placer al ver todos esos viejos (y nuevos) redondos en el histórico formato grandote y oscuro, seguramente daríamos el presente una y otra vez; porque al fin y al cabo, la música no es un entretenimiento en nuestras vidas, es una porción fundamental de las mismas.

Comentó: Javier Parente, para OXIDO.-
Fotos: Javier Parente, Sebastián Cambiasso y José María Aicardo.-

3 comentarios:

  1. fuck fuck fuck,como me lo perdi!,y si ,tendria que ser mas largo che

    ResponderEliminar
  2. Qué te compraste???

    ResponderEliminar
  3. Y, algunas de las preciosidades que se detallan en la crónica... :)

    Y algunas otras más también... xDDD

    ResponderEliminar